SOCIEDAD

Argentina vive un día de furia contra los ajustes del presidente, Mauricio Macri

Cientos de policías antidisturbios han blindado Buenos Aires para impedir a los manifestantes acceder al Congreso de los Diputados

Diciembre caliente. La recurrente expresión alude a ese mes de 2001 en el que Argentina entró en un abismo social y económico dejando decenas de muertos en las calles. Cada año, por una u otra razón, el fantasma de las revueltas sociales y la represión policial planea sobre el país. Buenos Aires ha vivido hoy uno de esos días de furia estivales en una ciudad blindada por cientos de policías antidisturbios que han impedido a miles de manifestantes acceder a las inmediaciones del Congreso de los Diputados. Allí, la coalición del presidente, Mauricio Macri, pretendía aprobar un duro ajuste contra millones de jubilados. El caos reinante en la calle y en el propio recinto legislativo ha aplazado el debate sobre esa polémica reforma.

Ni los diputados más veteranos habían visto antes un despliegue policial de tal calibre. Centenares de policías han acordonado con vallas metálicas un perímetro de varias manzanas alrededor del Palacio Legislativo, en el centro de la capital argentina. Convocados por partidos políticos de izquierda y sindicatos, miles de personas se han acercado hasta las inmediaciones del Congreso. Quince minutos antes de que comenzara la sesión parlamentaria, la policía ha comenzado a disparar balas de goma y gases lacrimógenos mientras los camiones de agua dispersaban a los manifestantes.

Mientras en la calle se sucedían las carreras y los botes de humo volaban a discreción, en el interior del Congreso los diputados intercambiaban empujones, insultos y reproches. Varios legisladores han denunciado las agresiones recibidas por la policía en la manifestación de ayer. La diputada de centroizquierda Victoria Donda llegó apoyada en un bastón: "Me tiraron los perros encima y me dieron patadas", denunció en el recinto parlamentario. Mientras arreciaban los gritos, el presidente de la Cámara baja, el oficialista Emilio Monzó, trataba de iniciar la sesión. Pero el tumulto era ensordecedor. Y el rugido de las balas en el exterior, incesante. Varios diputados de la oposición pidieron entonces que se levantara la sesión.

La creciente tensión en la calle y la amenaza de una huelga general convocada de urgencia por la Central General de Trabajadores (CGT) si la reforma de las pensiones salía adelante, llevaron la situación al límite. Sorprendentemente, el grupo parlamentario de Cambiemos -la coalición de Macri- anunció que daba por finalizada la sesión. El Gobierno perdía la batalla legislativa. Afuera, la policía iba ganando la batalla campal a golpe de balazos de goma.

La furia de este diciembre caliente en Argentina viene precedida por una cuestionada medida del mandatario conservador que, de ser aprobada, supondría un ajuste en las remuneraciones de los pensionistas de alrededor de 100.000 millones de pesos (unos 5.000 millones de euros). Preocupado por el elevado déficit público (un 4,2% del PIB para este año, según la previsión oficial), Macri ha optado por seguir las recomendaciones que le hizo recientemente el Fondo Monetario Internacional (FMI), un recorte del gasto en jubilaciones. El proyecto prevé cambiar la fórmula que se aplica para actualizar las pensiones, una modificación que en la práctica supone una pérdida de poder adquisitivo para siete millones de pensionistas.

Pese a que tiene minoría en el Congreso de Diputados, el oficialismo, que ya logró la luz verde del Senado, había logrado el apoyo previo de varios sectores peronistas vinculados a los gobernadores de algunas provincias, a cambio de favores políticos. Pero el caos y la furia han dejado aplazado el debate parlamentario y la aprobación de la polémica reforma.

Los dos sobrinos de la mujer de Maduro, condenados en EE.UU. a 18 años de cárcel por narcotráfico

Los dos sobrinos de Nicolás Maduro encarcelados en Nueva York por tráfico de droga fueron sentenciados este jueves a 18 años de prisión. Efraín Antonio Campo Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, ambos sobrinos de la esposa de Maduro, Cilia Flores, deberán cumplir la condena entena entre rejas, sin posibilida de libertad condicional, si bien se les computa como tiempo servido los dos años que ya llevan privados de libertad. Deberán además pagar una multa de 50.000 dólares. La condena es sustancialmente menor a los 30 años solicitados por el fiscal.

Campo y Flores, de 31 y 32 años, respectivamente, fueron detenidos en noviembre de 2015 cuando intentaban introducir 800 kilos de cocaína en Estados Unidos. En noviembre de 2016 un juzgado popular los declaró culpables de los delitos que se les imputaban; la fijación del tiempo de condena se había demorado por aplazamientos solicitados por la defensa. Cumplirán la condena, que en cualquier caso la defensa plantea recurrir, en una prisión de Florida.

La pena fue impuesta por un juez de la Corte del Distrito Sur de Nueva York, un juzgado federal con sede en Manhattan, en cuyas dependencias ambos se encontraban encarcelados desde su detención a finales de 2015. Esta se produjo en Haití durante una operación encubierta de la DEA, la agencia antinarcóticos estadounidense, y desde allí fueron trasladados inmediatamente a Nueva York, gracias al acuerdo de extradición súbita que existe entre EE.UU. y Haití.

La sentencia ha tenido en cuenta el peso de las pruebas contra los acusados, recogidas gracias a que dos de las personas con las que trataron para el envío de droga colaboraban con la DEA y grabaron imágenes y conversaciones. En esos diálogos, Campo, que es ahijado del matrimonio presidencial venezolano, en cuyo hogar creció, y su primo Flores explicaban que tenían acceso a droga producida por las FARC, la guerrilla colombiana, y daban a entender que llevaban tiempo metidos en el narcotráfico. En las grabaciones, Campo dijo que parte de las ganancias eran para las necesidades electorales de su tía, pues en poco tiempo iban a celebrarse elecciones legislativas en Venezuela.

Imposible sin Maduro

En los últimos documentos enviados al juez por el fiscal del caso, Joon Kim, este advertía precisamente que la actividad de los dos jóvenes no hubiera sido posible sin el «imprimatur» de Maduro: si no disponían de antecedentes penales era por la protección que les otorgaba su vinculación familiar (alegaban que un tío suyo y cuñado de Maduro, Vladimir Flores, era el jefe la Policía Científica), y podían transportar droga en aviones por su acceso a la flota presidencial. Cuando volaron a Haití para cerrar el trato lo hicieron desde la rampa de autoridades ycon pilotos y guardaespaldas de la guardia presidencial.

Campo y Flores han contado con una defensa cuyo elevado costo ha sido pagado por Wilmer Ruperti, un empresario venezolano que fue favorecido por Hugo Chávez. Hasta el final la defensa se centró en intentar desprestigiar a los testigos y negar la validez de las pruebas obtenidas por estos. También insistió en que Campos y Flores eran jóvenes que tuvieron una infancia sin apenas oportunidades y que la operación había sido una encerrona de la DEA, que finalmente había secuestrado a los dos primos para trasladarlos a Nueva York.

Entre las torturas y la violencia sexual: 21 años de guerra en el Congo

A la República Democrática del Congo (RDC) le crecen tumores por las distintas partes de su fisonomía. Los conflictos y las batallas surgen, se apagan y se reabren por diferentes puntos de su geografía, que se pudren y se necrosan: mueren lentamente, arrastrando consigo la vida de sus moradores. El pasado 26 de octubre la guerra que asola el país cumplió 21 años.

Décadas de odio y rivalidad se unen al malestar político creciente y a los intereses económicos y de explotación de recursos. Zonas golpeadas por la violencia se mezclan con otras que permanecen aisladas, casi ajenas a lo que pasa a su alrededor. No se trata de un conflicto que se extienda por todo el país a la vez, es más bien una bomba de relojería que se desplaza silenciosa por todo el territorio y que puede estallar en cualquier parte, en cualquier momento. Hay zonas que hasta ahora no conocían la violencia. Muestra de ello es Kasai, en el centro del país, convertida ahora en el palpitante corazón del horror. Pablo Álvarez es pediatra de Médicos Sin Fronteras (MSF) y coordinador del equipo móvil en la provincia. En los tres meses que lleva allí, se ha encontrado con «niños que han visto cómo asesinaban a sus padres o que, incluso, estaban en sus brazos cuando los mataban». Por ello, la organización presta especial atención a actividades relacionadas con la salud mental.

Violaciones con cuchillos y machetes

El apoyo psicológico también va dirigido a las víctimas de la violencia sexual, convertida en un arma de guerra que a veces se usa contra menores. «El caso más impactante que recuerdo es el de una niña de dos años; aparte de la agresividad con que se hizo, por la edad», relata el médico, quien explica que «contra los hombres se suele usar la tortura o el asesinato, mientras a las mujeres se las viola, casi siempre con el afán de demostrar la dominación. No se tiene tan en cuenta la edad, no hay una atracción sexual; es el hecho de demostrar que se puede. Por eso ha habido casos de ancianas y niños violados». En el caso de los más pequeños «puede ser mucho más dañino por la desproporción entre el tamaño del pene del violador y el de la vagina de una niña de dos años. Se hace por afán de demostrar superioridad, muchas veces ni siquiera es violación directa y se utilizan instrumentos: machetes, cuchillos, bayonetas… las lesiones físicas que encontramos son muy importantes y a veces impactantes».

 

«Contra los hombres se suele usar la tortura o el asesinato, mientras a las mujeres se las viola», Pablo Álvarez, de MSF

 

A pesar de la crudeza de las violaciones infantiles, los niños son muchas veces los que antes se recuperan a nivel psicológico. «Hay niños muy pequeños que no memorizan lo que les ha ocurrido, entonces no les crea un trauma», expone Álvarez, quien también habla del estigma social que acompaña a la violencia sexual. «Hay muchas personas que la han sufrido, sobre todo en los límites de la frontera con Angola, pero al principio costaba encontrarlas», cuenta el pediatra, quien añade: «Ser violada está muy estigmatizado en Congo; se culpa a la víctima, es una presión social hacia ella y no hacia el agresor. Muchas víctimas prefieren no decirlo, sus maridos las rechazan si lo saben o su familia les dicen que lo oculten porque es mejor que no se sepa… Es una cosa que se suele esconder». Viendo que poco puede hacer a nivel de concienciación, MSF se ha decantado por brindar confidencialidad a sus pacientes, una estrategia que «empieza a dar sus frutos»: cada vez tienen más pacientes que acuden de forma voluntaria para que les curen las posibles infecciones, para que controlen si se han quedado embarazadas o han contraído alguna enfermedad. También para recibir apoyo psicológico.

Más desplazados que en Siria

Pero el sufrimiento de la guerra no queda solo en la violencia. Hay muchas personas que se ven obligadas a marcharse de su hogar y dejar su vida atrás. El número de desplazados ha hecho que salten las alarmas y que se alcance el nivel tres –el máximo–, el mismo que hay en Siria. Aunque, en el caso de RDC, la mayoría son desplazamientos internos o a países limítrofes. «Un millón y medio de personas han sido desplazadas de sus hogares, 700.000 han vuelto pero otras 700.000 están o viviendo en el bosque o en núcleos urbanos mayores, donde se sienten más seguros», señala Álvarez. Además, quienes deciden volver a casa encuentran sus poblados destrozados. «Cuando empezamos a ir hacia el sur y a alejarnos de la Tshikapa [capital de Kasai] –por un camino de tierra que ni siquiera es plano y que está moldeado por el agua– una de las cosas que más me impresionó fue que empezamos a atravesar poblados, hechos de adobe y madera, que estaban completamente abandonados. Pueblos fantasma con todas las casas destruidas y con el centro de salud destrozado…porque algunas milicias lo vieron como un elemento de gobierno».

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo." alt="Niños desplazados en RDC" width="510" height="349" data-src="/media/internacional/2017/12/13/Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo." data-was-processed="true" />
Niños desplazados en RDC-REUTERS

Quienes regresan encuentran que el material médico de los hospitales de segundo nivel ha sido robado y que los campos en los que habían cosechado antes de los conflictos están devastados. Tampoco tienen semillas ni instrumentos como un arado o una pala; a ojos del enemigo, armas que debían ser eliminadas. A pesar de ello, hay quienes han logrado cosechar, sobre todo, mandioca y maíz; unos cultivos de los que no obtendrán frutos hasta dentro de tres meses. La espera se transforma en agonía cuando muchas de estas personas no han tenido qué llevarse a la boca durante mucho tiempo. «Nos han contado que han estado durante meses viviendo en el bosque, comiendo hojas», explica Álvarez.

Hambruna y epidemias

El médico ya ha estado trabajando para la organización en la India, Níger, Guinea Bissau, Yemen y Croacia, con los refugiados que venían de Siria, y nunca se había encontrado con una situación parecida, ni en cuanto malnutrición ni a la violencia sexual. «La mayoría de las veces, ya solo tratamos a pacientes con malnutrición aguda severa. Se les intenta sacar de ese estado en que están a punto de fallecer porque lo que estamos viendo aquí son casos mucho más severos», cuenta Álvarez. Aunque los casos de desnutrición se encuentran casi siempre en niños menores de cinco años, que crecen y consumen más energía de lo normal, en el Congo hay adultos malnutridos, muy débiles, al borde de la muerte; a pesar de ser más resistentes a la carencia de alimentos, no logran esquivar ni la hambruna ni la muerte.

 

Los campos están devastados. La gente no tiene ni semillas ni aperos de cultivo; a ojos del enemigo, armas que debían ser eliminadas

 

Tampoco pueden rehuir de las epidemias que asolan el país. Petra García es coordinadora médica de MSF en la provincia oriental de Kivu del Sur y tiene que lidiar con enfermedades como el cólera, una dolencia intestinal aguda, contagiosa, que mata a quien la padece deshidratándolo. La primera vez que se enfrentó a él fue en Sudán del Sur, en 2014. Recuerda que no fue una epidemia tan elevada, pero sí inesperada. «Nos pilló de sorpresa. Tuvimos que montar una estructura para atender a los pacientes, tuvimos que reaccionar muy rápido porque en principio estábamos allí para hacer una campaña de vacunación y un programa de nutrición. Pero era una epidemia más pequeña que la que tenemos ahora aquí en Kivu del Sur, que no es muy típica. Normalmente, una epidemia crece hasta alcanzar un pico y luego baja; aquí hay un estancamiento», desvela García. Más de 38.000 personas se han visto afectadas por la enfermedad (que se ha extendido por 21 de las 26 provincias del país); 709 de ellas han muerto, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Erradicar el brote de cólera

La doctora piensa que el problema radica de la falta de prevención, también de higiene. «Se trata de zonas donde es repetitivo [la última gran epidemia se produjo en 2014] porque no se tiene acceso a agua potable; no hay un sistema de saneamiento ni baños. Cuando empieza la época de las lluvias sube el nivel del agua en los pozos y aparecen excrementos (…) Cuesta mucho de introducir cambios para prevenir y mejorar la higiene» con premisas como «lavarse las manos, cuidar los pozos o no beber el agua del lago». La situación se complica si no se dispone de los medios necesarios. En las zonas rurales, alejadas de las grandes ciudades, el trabajo se convierte en una misión casi imposible. Allí, «es muy difícil hacer llegar el material médico, desde una gasas hasta camas. Las infraestructuras son muy malas, hay muchos sitios que son carreteras de montaña y se puede ir solo con moto o, a veces, andando», informa García.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo." alt="Un niño siendo tratado de cólera" width="220" height="220" data-src="/media/internacional/2017/12/13/Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo." data-was-processed="true" />
Un niño siendo tratado de cólera - MSF

Enfermos de cólera se mezclaban con pacientes que tenían otras dolencias. Las camas no tenían agujeros para evacuar los fluidos (vómitos y la diarrea) de los afectados. Era el panorama desolador de los hospitales congoleños; la razón por la que surgieron los centros de tratamiento de cólera(CTC), salas de aislamiento para evitar que la enfermedad se extienda y curar a los que ya la han contraído. «Cuando el paciente entra, se ve en qué estado se encuentra. Si está muy grave, tienen que ponerle un tratamiento intravenoso», explica García, que hace hincapié en el cuidado de la higiene y en que el trabajo no está solo en el centro médico, también en la comunidad. «Cuando llega un paciente con cólera, se mandan higienistas a su casa para desinfectarla. También se limpian las viviendas de alrededor», explica.

En medio de este clima de miseria humana, aflora la peor cara de las personas. Casos como el que conoce la médica son ejemplo de ello. «Teníamos el caso de un hombre mayor de 60 años, que es bastante mayor en el Congo. Se infectó del cólera y su familia lo abandonó en el centro de tratamiento. No vino nadie ni a cuidarlo ni a buscarlo. Tuvimos que poner en marcha el equipo de sensibilizadores para buscar a la familia y encontrar una solución».

Más ayuda humaniaria

Aunque con ellos trabajan onegés como UNICEF o Cruz Roja ONG, además de pequeñas organizaciones locales que se encargan de sensibilizar a la población, hacen falta más manos, denuncia Álvarez desde Tchikapa. «Al principio no se podía salir a la periferia por motivos de seguridad. En septiembre, empezó a haber áreas aseguradas, sobre todo, en el eje sur, en dirección a Angola. MSF comenzó a lanzar actividades móviles (…) Pero el resto de actores humanitarios no salieron y la gente que está volviendo a la periferia está totalmente abandonada a su suerte. En otros conflictos o catástrofes naturales, a estas alturas, la cantidad de gente trabajando en la zona sería mucho mayor. La razón la desconocemos, solo reclamamos que cambie la situación», sentencia el médico.

El llamado de 57 naciones musulmanas en el que aseguran que Jerusalén oriental "debe ser la capital palestina"

Los líderes de las 57 naciones musulmanas que forman la Organización para la Cooperación Islámica (OIC, por su sigla en inglés) instaron este martes al mundo a reconocer "al Estado de Palestina y a Jerusalén oriental como su capital ocupada".

En un comunicado, declara que la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer a la ciudad como la capital de Israel "es nula e inválida".

También afirma que la medida es una señal del retiro de Washington de su papel en el proceso de paz de Medio Oriente.

Donald Trump y Mike PenceDerechos de autor de la imagenEPA
Image captionDonald Trump muestra la proclamación de su reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel.

El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, indicó anteriormente que la ONU debe hacerse cargo de éste.

En un discurso en la cumbre de la OIC celebrada en Estambul, Abbas señaló que sería "inaceptable" que EE.UU. sea el mediador "ya que está predispuesto a favor de Israel".

Trump indicó que su decisión no era más que "un reconocimiento de la realidad" y que no estaba tomando partido en los asuntos del estatus final de cualquier acuerdo de paz.

El estatus de Jerusalén está en la raíz del conflicto de Israel y palestinos.

La ciudad es hogar de importantes sitios sagrados para judíos, musulmanes y cristianos, ubicados principalmente en Jerusalén oriental.

JerusalénDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionLa ciudad, una de las más antiguas del mundo, ha estado dividida entre Jerusalén oriental y occidental desde el final de la guerra árabe-israelí en 1948.

Israel ocupó esa parte de la ciudad, que previamente estaba bajo control de Jordania, en la guerra de los Seis Días en 1967 y considera a toda Jerusalén como su "capital indivisible".

Los palestinos argumentan que Jerusalén oriental es la capital de su futuro Estado y el estatus final de la ciudad tendría que ser discutido como parte de las conversaciones de paz.

La soberanía de Israel sobre Jerusalén nunca ha sido reconocida internacionalmente y los países mantienen sus embajadas en Tel Aviv. Sin embargo, Trump anunció que eventualmente Estados Unidos trasladará su embajada a Jerusalén.

"Ímpetu al extremismo"

El comunicado emitido por los Estados miembros de la OIC afirma que rechazan la decisión unilateral de Estados Unidos de reconocer a Jerusalén como capital israelí y que la consideran como "un ataque" a los derechos del pueblo palestino.

Recep Tayyip ErdoganDerechos de autor de la imagenTR
Image captionEl presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, prometió "luchar contra la intimidación estadounidense".

La OIC acusa a Estados Unidos de "socavar deliberadamente" los esfuerzos de paz y advierten que le ha dado "ímpetu al extremismo y al terrorismo".

Aseguran que Washington será "totalmente responsable de todas las consecuencias por no retractarse de esta decisión ilegal" y que éste efectivamente anunció "su retiro de su papel como patrocinador" del proceso de paz israelí-palestino.

Asimismo, piden a la ONU asumir su responsabilidad y reafirmar la posición legal de la ciudad.

Tal como informa el corresponsal de la BBC Mark Lowen, anteriormente el presidente turco Recep Tayyip Erdogan hizo fuertes críticas y prometió "luchar contra la intimidación estadounidense" y llamó a Israel "un Estado del terror".

"Pero al final —dice el corresponsal— algunos líderes musulmanes son más pro Trump que otros y existen pocas probabilidades de que esta cumbre cambie la política estadounidense".

Reino Unido: una rebelión en su propio partido le cuesta a la primera ministra Theresa May una dura derrota parlamentaria en el proceso del Brexit

El gobierno británico sufrió una significativa derrota este miércoles cuando varios de los diputados conservadores se sumaron a la oposición en una votación clave para el proceso del Brexit.

Por solo cuatro votos de diferencia (309 contra 305), la postura de los tories rebeldes permitió aprobar una enmienda a la ley que guiará la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) que forzará al gobierno a someter el acuerdo final con el bloque comunitario a una votación en el Parlamento.

En la práctica, esto impedirá al ejecutivo comenzar a implementar el pacto de retirada que firme con Bruselas sin tener antes el visto bueno de la Cámara baja.

El diputado conservador Dominic Grieve, defensor de la permanencia en la UE antes del referéndum de junio de 2016, fue el principal impulsor de esta propuesta que provocó lo que se considera una gran derrota parlamentaria para Theresa May como primera ministra y que causó un acalorado debate en la Cámara de los Comunes.

El gobierno, que intentó un acuerdo de último minuto ofreciendo algunas concesiones a los diputados rebeldes, ya se había comprometido a someter a votación del Parlamento el acuerdo de salida de la UE, pero advirtió que un hipotético voto en contra no detendría el Brexit.

La oposición no aceptaba esta propuesta de votación, mientras que los conservadores disidentes exigían un compromiso por escrito de que el voto tendría validez y sería legalmente vinculante.

Dominic Grieve y John RedwoodDerechos de autor de la imagenHOUSE OF COMMONS
Image captionEl diputado conservador Dominic Grieve fue el principal impulsor de esta propuesta.

"Frustrar" el Brexit"

Algunos diputados acusaron a quienes están detrás de la enmienda aprobada este miércoles de tratar de "frustrar" el Brexit" y atar las manos del gobierno, que ya aseguró que la medida pondría en peligro sus posibilidades de lograr una salida sin problemas de la UE.

"Eso podría significar que no somos capaces de acometer la salida ordenada y suave de la Unión Europea que esperamos que se produzca", alertó la primera ministra.

Después de conocerse el resultado, uno de los tories rebeldes, la exministra de Educación Nicky Morgan, publicó en Twitter el siguiente mensaje: "Esta noche, el Parlamento tomó el control del proceso de retirada de la UE".

El líder laborista Jeremy Corbyn dijo por su parte que la derrota fue "una humillante pérdida de autoridad" para May.

Esta derrota es un duro golpe para la manadataria a solo un día del inicio de la cumbre de la UE en la que los 27 socios comunitarios restantes decidirán si dan su visto bueno para avanzar a una segunda fase de las negociaciones sobre el Brexit.

Desde las elecciones generales del pasado mes de junio, la primera ministra necesita el apoyo parlamentario del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP), lo que le otorga una ventaja de solo 13 diputados en la Cámara de los Comunes.

Sin plata para jubilados pero sí para "pines de oro": Cambiemos gastó casi $2,5 millones en artículos de “ceremonial”

Mientras se espera para mañana la discusión en Diputados sobre el recorte a los jubilados en casi $10 mil millones proyectado por el presidente Mauricio Macri, se conoció que en noviembre Cambiemos gastó casi $2,5 millones para comprar “pines de oro” y otros artículos de “ceremonial”, a través de, justamente, la Cámara de Diputados, presidida por le macrista Emilio Monzó.

 

Tal como informó el portal Urgente24, el monto surge de la sumatoria de 3 órdenes de compra publicadas -entre otras- en el sitio web de la Cámara Baja. Dichos distintivos son utilizados por legisladores y personal de la Cámara, y suelen cambiar de diseño año a año.

 

Se trata de la licitación pública “artículo 3” 035/2017, requerida por la Dirección General de Coordinación Administrativa de Diputados. Los documentos llevan la firma de German Kirschner, director de Compras, dependiente de dicha repartición.

La orden con el monto más elevado es la 212, por $1.319.009 destinados a comprarle a Norberto Alejandro Kordich 1 juego de cuño anverso, 180 bandejas rectangulares de metal (con distinto valor), 230 plaquetas de bronce y 70 “borrado bandejas”.

 

El gasto en los pines de oro, en tanto, se ve consignado en la orden de compra Nº210, cuya copia circuló en las redes sociales. Allí se detalla que cada pin costó $4.593. Se compraron 200 por un total de $918.600. El adjudicatario fue Adrián Fernando Gonzalo.

 

La orden de compra de menor volumen es la Nº211, por un valor de $159.600. Mediante la misma se contrató a Carlos del Santo S.R.L para la provisión de 120 medallas con baño de plata y otras 120 con baño de oro

A estos gastos, se suma otro en “obsequios protocolares” consignado en la orden de compra 203, con fecha del 31/10, por un valor $170.136 destinados a la adquisición de 12 “mates virola y patas cinceladas” ($124.440), 12 bombillas de plata ($42.840) 12 cajas “mate mediana” ($1.836) y 12 chapas de metal con grabado laser ($1.020

Suscribirse a este canal RSS
×

Sign up to keep in touch!

Be the first to hear about special offers and exclusive deals from TechNews and our partners.

Check out our Privacy Policy & Terms of use
You can unsubscribe from email list at any time