SOCIEDAD

El Papa, sobre las armas nucleares: "Se está al límite de lo lícito"

El papa Francisco advirtió que la humanidad está "al límite de la licitud" sobre el uso y posesión de armas nucleares, durante la rueda de prensa que brindó este sábado en el vuelo en el que regresaba de su visita a Birmania y Bangladesh. 

 

"Las armas nucleares sirven para vencer destruyendo, y esto está al límite de la licitud", aseveró Francisco al contestar a las preguntas de los periodistas que viajaron con él. 

 

Al ser preguntado sobre qué había cambiado desde que Juan Pablo II, en plena Guerra Fría, expresó que era aceptable el rearme nuclear a la total condena de hoy por parte del Vaticano, Francisco explicó que la diferencia es la actual "irracionalidad". 

 

Y señaló que ahora "con estos arsenales nucleares tan sofisticados, arriesgamos la humanidad, o al menos de parte de la humanidad". 

 

"El aumento de las armas nucleares cambió. Son sofisticadas, e incluso crueles, son capaces de destruir a las personas sin tocar a las estructuras. Estamos al límite", subrayó. 

 

Para Francisco, es necesario "dar un paso atrás" para poder salvar "la Creación", y recordó la destrucción que causaron el siglo pasado las bombas atómicas que Estados Unidos lanzó en Hiroshima y Nagasaki (Japón). 

 

Dijo que el peligro se ve también cuando no se tiene el control de la energía nuclear, como se vio en accidentes como el de Chernobil, en Ucrania.

El minisubmarino ruso investiga los otros tres objetos encontrados en el fondo del mar

El minisubmarino ruso Panter Plus chequeará en las próximas horas otros tres "contactos" detectados en aguas del Atlántico Sur, luego de que se descartó hoy que un cuarto indicio, localizado a 477 metros de profundidad, corresponda al submarino ARA "San Juan", desaparecido hace 17 días con 44 tripulantes a bordo.


El vocero de la Armada, capitán de navío Enrique Balbi, en una segunda rueda de prensa esta tarde, precisó que los tres "contactos" están a 700, 800 y 900 metros de profundidad y serán inspeccionados por el ROV ruso Panter Plus, embarcado en el aviso ARA "Islas Malvinas" y chequeados en la Base naval de Puerto Belgrano. 


El Gobierno, en tanto, reiteró que seguirá "hasta el final" la búsqueda de la nave e irá a fondo "con todas las investigaciones que hagan falta para saber qué fue lo que pasó", con el sumergible, expresó desde Washington, donde realiza una visita, el jefe de Gabinete Marcos Peña.


Balbi leyó un nuevo parte esta tarde, en el que precisó: "El contacto detectado el 30 de noviembre con ecosonda multihaz por el buque 'Víctor Angelescu' del Ministerio de Agroindustria, fue verificado visualmente mediante el ROV ruso Panter Plus embarcado en el Aviso ARA 'Islas Malvinas', arrojando un resultado negativo por no corresponderse con el submarino".


Las imágenes fueron inspeccionadas "entre las 9 y 13 hs del día de hoy, en posición 46°24.5' Sur y 60°11.7' Oeste a una profundidad de 477 metros, siendo de forma alargada, con arrumbamiento norte-sur, de aproximadamente 62 metros de longitud y 13 metros de altura".
Agregó que luego del análisis de las imágenes, se estableció que el contacto en cuestión "no se corresponde con el casco del Submarino ARA San Juan".


Para la Armada "desde un inicio, este dato no parecía coherente con la cinemática del submarino, ya que se encontraba a 27 km al sudoeste (SW) de su última posición informada".


Balbi lamentó que "la apresurada difusión e interpretación de las imágenes obtenidas, sin ser antes contrastadas con otros sensores, y sin el riguroso análisis del Centro Coordinador SAR en Puerto Belgrano, hayan despertado lógicas expectativas en los familiares y en la sociedad toda, teniendo que enfrentar ahora una nueva frustración".


Finalmente subrayó: "Mantenemos el compromiso de informar, siempre con la verdad y transparencia, todo dato verificado, privilegiando el previo conocimiento de los familiares de nuestros 44 camaradas".


Por otra parte, Balbi confirmó que las operaciones continuarán mañana, con el análisis de los tres "contactos" que falta verificar, en la Base Naval Puerto Belgrano, con personal del Reino Unido y Rusia, "en función de las distancias, la profundidad y la clasificación de la información respectiva" y subrayó que "nada debe quedar en el azar".


Ratificó, además, que el área de rastrillaje en las aguas del Atlántico Sur "fue cubierta en un ciento por ciento" y agregó que las unidades que operan en la zona están realizando "un segundo barrido".


Confirmó además que el "Angelescu", de la Secretaría de Agricultura, está regresando a Puerto Madryn y explicó que en estos 17 días las distintas unidades volvieron a puerto para abastecerse y reanudar la búsqueda.


Por la mañana Balbi, en un primer informe, mencionó el estudio de una "imagen deformada", a 477 metros de profundidad, aunque aclaró que "es muy imprecisa y difícil de interpretar", si bien sus palabras crearon una lógica expectativa. 


Además ratificó que cesó el operativo de búsqueda y rescate el 30 de noviembre porque los datos propios, y los provenientes de otros países y agencias, civiles y militares, llegaron a la conclusión que "el ambiente extremo, el tiempo transcurrido y la falta de cualquier evidencia, impiden sostener un escenario compatible con la vida humana".


En tanto los familiares de los 44 tripulantes anunciaron que mañana domingo estarán presentes con una marcha durante el Ironman Mar del Plata, la prueba de triatlón más exigente del mundo, que se realizará en las calles céntricas de la ciudad. 

 

El Papa pidió a los jóvenes que "no se pasen todo el día con el teléfono"

El papa Francisco instó este sábado a los jóvenes a que no se pasen "todo el día al teléfono, ignorando el mundo", en un encuentro con estudiantes en la universidad de Notre Dame de Dacca, con el que el pontífice cierra su viaje a Bangladesh.

Ante unos 7.000 estudiantes, Francisco aseguró que "se siente rejuvenecer" cada vez que se encuentra con jóvenes, "siempre llenos de entusiasmo".

Antes de que Francisco se dirigiese a ellos, hubo coros y bailes típicos y tres estudiantes leyeron un testimonio de sus vidas.

"Los jóvenes están siempre listos para ir hacia adelante, hacer que todo suceda y arriesgar. Los animo a continuar con ese entusiasmo en las circunstancias buenas y malas", y sobre todo "cuando mirando alrededor, parece que Dios no aparece en el horizonte", dijo.

Les aconsejó "viajar en la vida" y "no vagar sin rumbo", y para ello los instó a dejarse guiar por Dios que es -explicó- "como si hubiese colocado dentro de nosotros un software, que nos ayuda a discernir su programa divino y a responderle con libertad", informó la agencia EFE.

Para encontrar el sendero justo, añadió Francisco, se necesita sabiduría, y para "recibir esta sabiduría debemos mirar el mundo, nuestra situación, nuestros problemas, todo, con los ojos de Dios".

"Esta sabiduría nos ayuda a reconocer y a rechazar las falsas promesas de felicidad", señaló Francisco, que lamentó cuando los jóvenes se encierran en su mundo.

"Cuando un pueblo, una religión o una sociedad se convierten en un 'pequeño mundo', pierden lo mejor que tienen y caen en una mentalidad presuntuosa, la del yo soy bueno y tú eres malo", opinó.

Y, por ello, alabó que en este acto participasen también "muchos jóvenes amigos musulmanes y de otras religiones", pues así se muestra la determinación de "promover un clima de armonía, donde se tiende la mano a los otros, a pesar de vuestras diferencias religiosas".

Francisco insistió, como en muchos de sus discursos, en la necesidad de que la juventud escuche y respete a los ancianos para, entre otras cosas, "evitar repetir los errores del pasado".

"Hablen con sus padres y abuelos, ¡no se pasen todo el día con el teléfono, ignorando el mundo que los rodea!", exclamó.

Tras este acto, Francisco se trasladará directamente al aeropuerto Internacional de Dacca para regresar a Roma, donde está prevista su llegada en horas de la noche.

El viaje a Bangladesh cierra una gira que también incluyó la vecina Myanmar (ex Birmania) y que tuvo como eje inevitable el drama de los cientos de musulmanes rohingyas que han llegado al primer país desde agosto pasado huyendo una de operación militar del Ejército birmano.

Diálogo en Santo Domingo entre Gobierno venezolano y oposición: pocas esperanzas y mucho escepticismo

"Venimos a construir la ruta del futuro para Venezuela, con elecciones libres, alimentos y medicinas". Julio Borges, presidente del Parlamento y jefe del bloque opositor en la nueva ronda de negociaciones iniciada ayer en Santo Domingo, describió con acierto cuál es la realidad de su país, cada día peor aunque parezca imposible que mañana supere las desgracias de hoy.

Todavía no había comenzando el cruce de propuestas en la Cancillería dominicana, el cuarto en los últimos tiempos, pero la Unidad Democrática quiso dejar su tarjeta de presentación ante tan poderosa contraparte, que ya incumplió en 2016 los acuerdos alcanzados ante el Vaticano. Cuatro años de recesión, 300.000 enfermos graves y 77.000 seropositivos sin medicinas, 29 salarios mínimos para sostener mínimamente a una familia y dos millones de emigrantes a la fuerza"que nos acercan a que Naciones Unidas tenga que crear campos de refugiados de venezolanos en países vecinos". En resumen, en palabra de Borges, "la depresión más brutal de una economía en la historia del hemisferio occidental".

La oposición llega a Santo Domingo con las ideas claras pero fracturada en mil pedazos y bajo la crítica severa de sus radicales, que no han dudado en desacreditar uno a uno al equipo de prestigiosos asesores de la sociedad civil que acompaña al grupo de diputados. En cambio el Gobierno muestra su musculatura tras superar las protestas antigubernamentales y los polémicos procesos electorales, pero necesita de forma acuciosa conseguir créditos internacionales en medio de peleas y purgas intestinas. El llamado "Messi del petróleo", el ex ministro y ex presidente de Petróleos de Venezulea, Eulogio del Pino, y el "valiente soldado revolucionario" Nelson Martínez, con los mismos cargos, fueron detenidos esta semana pese a que las denuncias por corrupción realizadas por el Parlamento tienen más de un año.

Sobre la mesa, parecidos temas en circunstancias muy diferentes. El auspicio de República Dominicana, aliado de los bolivarianos a fuerza de barriles de petróleo, y del ex presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, más la presencia de Chile y México por parte opositora y de Nicaragua, Bolivia y San Vicente y las Granadinas por parte gubernamental, confieren a estos diálogos de una representación internacional que anteriormente solo recaía en el Vaticano.

"No queremos que negociaciones entre Gobierno y oposición de Venezuela sean un simulacro. Si es así, no tendría sentido continuar", adelantó el canciller chileno, Heraldo Muñoz. A la cita faltó el canciller de Paraguay, excusándose en las elecciones que se celebran en su país.

La comunidad internacional ha aumentado su interés en esta nueva ronda de negociaciones porque transcurrido un año son cientos de miles los venezolanos que se han desplegado por todo el continente y por las deudas acumuladas por el gobierno de Nicolás Maduro. La deuda exterior venezolana, que se acerca a los 150.000 millones de dólares, ya sufre defaults parciales por el impago de bonos en noviembre.

Una presencia que no resta ni dudas ni incertidumbres, pero que la oposición considera imprescindible para volver a sentarse frente a Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación y jefe de la delegación chavista; Delcy Rodríguez, presidenta de la Asamblea Constituyente; el ex vicepresidente Elías Jaua y el diplomático Roy Chaderton. Los temas clave a tratar son la celebración de elecciones presidenciales, previstas para 2018, libres y transparentes, la urgente puesta en marcha de un canal humanitario de medicinas y alimentos, la liberación de los presos políticos y la reinstitucionalización del Parlamento.

"Venimos con mucha fuerza a escuchar a la oposición, pero también exigimos que cesen las sanciones económicas contra Venezuela", dejó claro Jorge Rodríguez, uno de los políticos más hábiles, y maquiavélicos, de la revolución. Los bolivarianos también pretenden conseguir el reconocimiento de su Asamblea Constituyente, que acaba de aprobar los presupuestos del año que viene incumpliendo una vez más la Constitución.

"Conocemos la naturaleza del régimen, no confiamos en ellos", repitió Borges. Pero aunque no lo dijera, no les quedaba otra solución que acudir a una negociación llena de trampas, cuyo fracaso el año pasado comenzó a resquebrajar a la oposición. Las presiones de EEUU, Unión Europea y buena parte de los países del Grupo de Lima obligaban a la Unidad a volver a intentarlo, para lo que contó con el apoyo de todo su bloque parlamentario, con la excepción de los tres diputados de María Corina Machado y Antonio Ledezma. "Acá estamos, apoyando para alcanzar una ruta para el cambio y el bienestar de la gente", adelantó el jurista Juan Manuel Raffalli, miembro de la comisión opositora.

"Fui vendido 3 veces a traficantes de esclavos": el desgarrador testimonio de un joven africano sobre su arriesgado viaje a Europa

Harun Ahmed es uno de los miles de jóvenes etíopes que en los últimos años han viajado a través del Sahara hasta Libia, y desde allí a Europa, en busca de una vida mejor.

Finalmente llegó a Alemania, pero solo después de sobrevivir tras meses de tortura y hambre a manos de tres traficantes de esclavos que compraban y vendían migrantes como si fueran ganado.

Bekele Atoma, del sevicio oromo de la BBC, escuchó su impresionante historia.

Grey line

Harun, de 27 años, nació en Agarfa, en la provincia etíope de Bale, a unos 390 kilómetros al sureste de la capital Adís Abeba.

Bale tiene una de las tasas más altas de emigración en Etiopía.

Harun Ahmed en Alemania.Derechos de autor de la imagenHARUN AHMED
Image captionHarun Ahmed soñaba con una mejor vida.

En 2013, Harun decidió emigrar, empujado por la falta de empleos.

Primero, viajó a Sudán, antes de decidirse a emprender la siguiente parte de su viaje a Europa.

"Después de vivir un año y unos meses en Sudán, comencé un viaje a Libia con otros migrantes, pagando US$600 cada uno a los traficantes", explicó.

"Éramos 98 en un camión. La gente tenía que sentarse unos encima de los otros y el calor era insoportable.

"Encontramos muchos problemas en el camino. En el desierto hay personas armadas que te detienen y te roban todo lo que tienes".

Personas de África Occidental regresan a Níger después de huir de Libia.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionLos traficantes trasladan personas a través de largas distancias en el Sahara a cambio de una cuantiosa cantidad.

Pero los verdaderos problemas comenzaron en la frontera. Tras seis días viajando por el desierto del Sahara, el grupo llegó a la frontera de Egipto, Libia y Chad.

Fue aquí donde los contrabandistas se encontraron para intercambiar migrantes,dijo Harun. Pero algo salió mal.

"En la frontera, un grupo de mafiosos nos secuestró a todos y nos llevó a Chad", dijo. "Nos llevaron durante dos días por el Sahara hasta su campamento".

Una vez allí, el grupo -que estaba fuertemente armado y hablaba árabe y otros idiomas- explicó lo que quería.

"Trajeron un automóvil y dijeron que aquellos de nosotros que pudieran pagar US$4.000 podían subir al auto. Los que no, debían quedarse fuera".

"No teníamos ese dinero, pero hablamos entre nosotros y decidimos fingir que lo teníamos para subir al automóvil de todos modos".

Harun y sus amigos fueron trasladados durante otros tres días, antes de llegar a un lugar en el que vendían migrantes.

"Los que nos llevaban nos dijeron que nos habían comprado por US$4.000 cada uno, y que a menos que les devolviéramos ese dinero no iríamos a ninguna parte", dijo.

Si no conseguían el dinero, su destino estaba tristemente claro.

Migrantes en el desierto del Sahara.
Image captionLos grupos de personas con menos suerte pueden acabar en manos de traficantes de esclavos.

"Había migrantes, en su mayoría de origen somalí y eritreo, que llevaban allí más de cinco meses. Habían sufrido mucho y no se veían como seres humanos".

"Nosotros también sufrimos muchísimo. Nos obligaron a beber agua caliente mezclada con petróleo para que les pagáramos cuanto antes. Nos dieron una pequeña cantidad de comida, y solo una vez al día. Nos torturaron todas las noches".

"Demasiado escuálido"

Harun no pudo conseguir el dinero para pagar a sus nuevos captores, y siguió detenido en el campamento con otros 31 etíopes durante 80 días.

Finalmente, los traficantes se cansaron.

"'Ustedes no nos van a pagar, así que los vamos a vender', nos dijeron los traficantes", recordó Harun.

"No tuvimos comida durante más de dos meses y nos quedamos en los huesos. Como resultado, el hombre a quien nos iban a vender se negó a comprarnos, diciendo: 'Ni siquiera tienen un riñón'".

Finalmente, los traficantes encontraron un comprador: un hombre de la ciudad libia de Saba que pagó US$3.000 por cada uno.

"Nos montamos en su auto convencidos de que no podíamos ver nada peor de lo que ya habíamos visto. Pero en Saba, después de cuatro días de viaje, tuvimos que hacer frente a un sufrimiento inhumano".

"Nos torturaron poniéndonos bolsas de plástico en la cabeza, atando nuestras manos a la espalda y sumergiéndonos en un barril lleno de agua. Nos golpeaban con cables de acero".

Salvacostas libios ayudan a inmigrantes ilegales que intentaban llegar a Europa.Derechos de autor de la imagenAFP
Image captionSi llegan a Libia, los migrantes aún tienen que correr grandes riesgos para cruzar el Mediterráneo.

Harun y sus amigos soportaron esta tortura durante un mes, hasta que por fin consiguieron contactar con sus familiares y les suplicaron que les enviaran el dinero.

"Nos dejaron ir, pero antes de que llegáramos muy lejos, otras personas nos tendieron una emboscada y nos llevaron a su almacén. Nos dijeron que a menos que pagáramos US$1.000 cada uno, no nos dejarían ir.

"Las torturas y los golpes continuaron. Llamamos a nuestras familias a casa y les pedimos que nos enviaran dinero de nuevo. Vendieron su ganado, sus tierras y todas las pertenencias que tenían para hacérnoslo llegar".

Estatus de refugiado

Finalmente, Harun llegó 770 kilómetros al norte de la capital libia, Trípoli, un punto importante para aquellos que se arriesgan a realizar el peligroso viaje por el Mediterráneo.

"La situación allí fue un poco mejor", dijo Harun. "Trabajamos durante unos meses, en cualquier trabajo que conseguíamos, y después cruzamos el Mediterráneo hacia Europa".

Pero eso tampoco resultó seguro.

"A menos que tengas suerte, la policía te detendrá y te llevará a prisión. Y serás vendido a traficantes, a veces por tan solo US$500".

Harun tuvo suerte: llegó a Italia, antes de cruzar a Alemania, donde su solicitud de estatus de refugiado fue aceptada.

Harun Ahmed en Alemania.Derechos de autor de la imagenHARUN AHMED
Image captionHarun está ahora seguro en Europa, pero dice que nunca habría hecho el viaje si hubiera sabido lo que le esperaba.

"Ahora la vida me va bien", dice, pero todo lo que sufrió hasta llegar a Europa y aquellos a quienes perdió en el camino quedarán grabados para siempre en su memoria.

"Enterramos a uno de nuestros amigos en la frontera entre Egipto y Libia. Otros dos nos dejaron en la ciudad de Saba, no sé si están vivos o no. Otra chica cayó al Mediterráneo pero otros lograron llegar a Europa".

Pero, ¿haría el viaje de nuevo, sabiendo lo que sabe ahora? "No", dice.

"Siendo sincero, solo me faltaba conocimiento cuando dejé mi país. Podría haber ido a la escuela o haber trabajado allí".

"Vi gente que se marchaba y esto, además de la situación política, me convenció a huir".

El Papa saludó a 16 rohinyás y les pidió "perdón por la indiferencia del mundo"

El papa Francisco saludó uno a uno a 16 miembros de la minoría musulmana de los rohinyás que procedían de los campos de refugiados en la provincia de Cox's Bazar, donde se han asentado al huir de la persecución que sufren desde Birmania. Francisco les pidió "perdón por la indiferencia del mundo". "Estoy cercano (a ustedes), la situación es muy dura", enfatizó.

 

El saludo se produjo al concluir el encuentro interreligioso en el que Francisco participó en el jardín de la sede del arzobispado con representantes de musulmanes, budistas, hinduistas y otros cristianos en Dacca. 

 

 

Un grupo de tres familias, con 16 personas en total, entre ellas dos mujeres con nikab (que deja solo descubiertos los ojos), una niña y un bebé, se acercaron a saludar al Papa, quien se detuvo con cada uno de ellos para intercambiar algunas palabras.

Suscribirse a este canal RSS
×

Sign up to keep in touch!

Be the first to hear about special offers and exclusive deals from TechNews and our partners.

Check out our Privacy Policy & Terms of use
You can unsubscribe from email list at any time