La mujer que guarda una tradición amenazada del Ramadán egipcio Destacado

Dalal Abdel Qader toca el tambor de noche para despertar a sus vecinos. FRANCISCO CARRIÓN Dalal Abdel Qader toca el tambor de noche para despertar a sus vecinos. FRANCISCO CARRIÓN

Dalal recorre las calles de un humilde distrito de El Cairo despertando a sus vecinos para la última comida previa al ayuno

La figura del 'musaharati', en peligro de desaparición, era hasta ahora un oficio exclusivo de hombres

Cómo saltarse el ayuno en el Ramadán iraní

"¡Despierta Samira! ¡Despierta Husein! Es la hora de comer", vocea Dalal Abdel Qader mientras, tambor en ristre, camina balanceándose por las calles sin asfaltar de un barrio obrero de El Cairo. El reloj marca la medianoche y Dalal deambula despacio abriéndose paso por oscuras callejuelas. Su repique y canturreo marcan la tradición del 'musaharati', un oficio hasta ahora masculino del Ramadán egipcio que batalla contra su propia desaparición.

"Es una profesión cansada que tiene pocos pretendientes. La gente está perdiendo este folclore", comenta Dalal, una egipcia de 46 años que durante el resto del año se gana la vida planchando en una lavandería de Hadayek el Maadi, un barrio humilde del sur de la megalópolis cairota. "No podemos permitir que caiga en el olvido. El 'musaharati' es la alegría del Ramadán, una costumbre que proporciona sabor y que los niños deberían conocer".

El quehacer al que Dalal, con cuatro retoños y un marido enfermo, se entrega durante el mes sagrado musulmán, que concluye este viernes, es un trabajo cargado de solera. Desde hace siglos el 'musaharati' recorre las calles egipcias a golpe de tambor para marcar el tiempo del 'suhur', la última comida antes de que los rayos del sol inauguren una nueva y esforzada jornada de ayuno. Durante su deambular, la juglar repite himnos y llamadas para arrancar del sueño a quienes se arriesgan a sacrificar entre las sábanas las viandas previas al amanecer.

Tradición familiar

"Salgo de casa alrededor de las 11.30 de la noche. Comienzo siempre en la misma calle y de ahí voy caminando. Concluyo el trabajo para cumplir con la oración del 'fagr' (amanecer), relata Dalal. Su cita con las veladas del Ramadán comenzó en 2012, con la responsabilidad de quien hereda un preciado legado. "Mi hermano mayor y, antes, mi padre se habían dedicado a ser 'musaharati'. Cuando falleció mi hermano en 2011 decidí salir en su memoria. Hacerlo me conecta con el pasado", evoca la mujer.

Desde entonces, su figura -con el tambor decorado con las coloridas telas del Ramadán y asido con una cuerda a su cuerpo- se ha hecho habitual durante las noches en las que sus compatriotas sacian la sed y el hambre tras horas de vigilia. "Al principio, la gente se sorprendió al ver a una mujer pero luego terminaron elogiando que decidiera seguir la estela de mi hermano", admite Dalal desde el apartamento familiar poco antes de emprender la misión mientras acuna a su primera nieta, nacida hace unos días.

Ni siquiera los mimos de abuela han podido convencerla para permanecer en casa. Fiel a su costumbre, la cantante de amaneceres se desliza minutos después escalera abajo desde el séptimo piso. En la calle, a un paso del estruendo de un café atestado de parroquia masculina, toma un 'tok tok' (motocicletas de tres ruedas) hasta el callejón en el que inicia su ruta. Su hijo Mahmud, de 20 años, le acompaña en el periplo diario. "Lo hacía con mi tío y ahora lo hago con mi madre. Estoy muy orgulloso de ella", narra el joven.

En una tierra de hombres, el empeño de Dalal por continuar el oficio familiar es una hazaña. "Es muy raro una 'musaharat'i mujer. Yo no conozco otros casos", admite la matriarca. "Y -confiesa- me gustaría que empezara a haberlas". "Algunas veces hay quien me pregunta qué hago o por qué llamo si está todo el mundo despierto. Yo les respondo que solo canto y que la gente es libre de escucharme o no", asevera. "Mis sueños son peregrinar a La Meca; que Alá esté contento conmigo y poder reunirme alguna vez con el presidente".

Una profesión difícil

Su pasión, no obstante, causa furor entre los más pequeños. "Se enfadan si se me olvida recitar sus nombres", señala feliz Dalal. Durante su peregrinaje nocturno, las madres se acercan a darle instrucciones para que despierte a sus hijos a cambio de una pequeña limosna. "¡Despierta Husein! Obedece a tus padres y cuida de tus estudios", exhala su voz al caminar por estrechas y polvorientas arterias, entre edificios de hormigón. "Es una mujer humilde y trabajadora", ensalza la propietaria de un ultramarinos por el que el tambor de Dalal cruza puntual cada jornada.

"Suelo tomar en la calle la última comida antes del ayuno. Shuruk, una de mis vecinas, me ofrece bebida. Um Hamada me prepara un 'koshari' delicioso [una calórica comida local preparada a base de arroz, lentejas, garbanzos y macarrones]", detalla esta suerte de sereno. "Hay ocasiones en las que me quedo a comer con algún niño porque sus padres dicen que no prueban bocado si no estoy allí".

Mantener a flote la profesión de 'musaharati' supone una batalla que Dalal libra sin apenas queja. "Es difícil. Cuando termino, me duelen la voz y las piernas pero me gusta. Vale la pena", murmura. "Para ser un buen profesional, hay que estar motivado, ser paciente, memorizarse el nombre de los vecinos e ir renovando el estilo de cantar y los himnos", enumera mientras apura los últimos días de tradición. "Lo echo mucho de menos el resto del año. Es el único momento en el que siento que mi hermano aún está aquí conmigo".

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba
×

Sign up to keep in touch!

Be the first to hear about special offers and exclusive deals from TechNews and our partners.

Check out our Privacy Policy & Terms of use
You can unsubscribe from email list at any time