Reabre el hotel Ritz de Riad, «la cárcel más lujosa del mundo» Destacado

Hall del hotel Ritz-Carlton de Riad - ABC Hall del hotel Ritz-Carlton de Riad - ABC

Tres meses después de su cierre para convertirse en la «prisión más lujosa del mundo», el hotel Ritz-Carlton de la capital saudí reabrió sus puertas al público. Durante este tiempo, el exclusivo hotel albergó a más de 300 príncipes y hombres de negocios acusados por el Príncipe Heredero y hombre fuerte del reino, Mohamed bin Salman, de diversos cargos de corrupción. La inmensa redada y reclusión en el Ritz comenzó el 10 de noviembre y concluyó hace dos semanas, cuando obtuvieron su libertad los últimos presos después de haber negociado, uno por uno, su «rescate» con sus patrimonios, y los 56 que no pudieron hacerlo fueran reenviados a una prisión normal. Según el gobierno, la cantidad obtenida tras los interrogatorios en el hotel alcanza los 106.700 millones de dólares, unos 90.000 millones de euros, lo que equivale a una sexta parte del producto nacional bruto de Arabia Saudí.

Según pudo constatar la agencia Reuters, los empleados con librea del hotel sustituyeron a los policías de negro que custodiaron durante meses el Ritz, la suave música árabe volvió a sonar por los altavoces y la atmósfera volvió a empaparse de incienso y especias. La dirección del hotel se negó a dar explicaciones por el cierre, y los empresarios extranjeros -obligados en su día a desalojar el Ritz para mudarse a otros hoteles- volvieron a confluir con sus coches de lujo al hotel más exclusivo del país, después de una oportuna limpieza.

Entre los detenidos por el Heredero destaca el hombre más rico del país, el príncipe Alwaleed bin Talal, cuya «aportación» a la caja del Estado se desconoce. El más prominente de los miembros de la Casa Saud detenidos fue el príncipe Miteb bin Abdulá, hijo del difunto Rey Abdulá y por tanto primo hermano de Mohamed bin Salman, que según diversas fuentes habría pagado 1.000 millones de dólares por su liberación.

Mohamed bin Salman, de 32 años, hijo menor y favorito del enfermo Rey Salman, llegó al poder el pasado mes de junio tras un confuso golpe palaciego que le permitió desplazar a su primo Mohamed bin Nayef. Su reputación de audaz, e incluso temerario, le precedía ya como ministro de Defensa –y responsable de la decisión de intervenir militarmente en Yemen– y de Finanzas, con sus planes grandiosos de inversiones. La audaz redada de noviembre ha sido considerada como un abierto aviso a los clanes familiares opuestos a su llegada al poder y al empresariado disidente.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba
×

Sign up to keep in touch!

Be the first to hear about special offers and exclusive deals from TechNews and our partners.

Check out our Privacy Policy & Terms of use
You can unsubscribe from email list at any time