Elementos filtrados por fecha: Sábado, 16 Diciembre 2017

El papa Francisco cumplió 81 años y le regalaron una pizza gigante

El pontífice recibió felicitaciones y se realizaron actos para los más necesitados en su honor. En un encuentro con niños, les recomendó "comer cuatro metros de pizza".

El papa Francisco comenzó a celebrar este domingo sus 81 años con el abrazo de los niños de una clínica pediátrica vaticana, antes de pronunciar el Ángelus ante las 25.000 personas que lo aguardaban en la Plaza San Pedro y que lo sorprendieron cantándole el feliz cumpleaños en italiano.

 

 (@aciprensa)<p></p>

 

 

Los niños con los que el pontífice se reunió en audiencia privada en el aula Pablo VI son asistidos en el Dispensario Pediátrico "Santa Marta", situado dentro de las dependencias vaticanas y que ofrece servicios gratuitos a menores de cinco años, en su mayoría miembros de familias inmigrantes. 

 

Según informó Radio Vaticano, el pontífice ofreció una audiencia privada a los pequeños en la sala vaticana dedicada a Pablo VI antes del tradicional Ángelus dominical, tras el cual recibió las felicitaciones de los peregrinos de varias partes del mundo, además de la visita de chicos que llegaron para la bendición de las imágenes del Niño Dios que colocarán en sus Pesebres.

 

Ante ellos subrayó que la alegría de los más pequeños es "un tesoro" que hay que proteger, sobre todo en el ambiente familias, y recomendó hacerles hablar con los abuelos y los ancianos.

 

 

"Por favor, que no sean niños desarraigados, sin memoria de un pueblo, sin memoria de la fe, sin memoria de las muchas cosas bellas que ha hecho la historia. Sin memoria no hay valores", consideró.

 

Se despidió de los muchachos deseándoles un "día con mucha fiesta" y les recomendó comer "cuatro metros de pizza".

 

Los niños también estuvieron muy presentes durante el Ángelus, ya que el papa llevó a cabo la tradicional bendición de los "bambinelli", pequeñas representaciones del Niño Jesús que los niños portan cada año a Plaza de San Pedro para que sean bendecidos.

 

Es habitual que el papa argentino pase el día de su cumpleaños con los más necesitados o con la juventud, según la agencia AICA.

 

El pontífice recibe su quinto cumpleaños como Papa con buena salud y trabajando con intensidad: acaba de realizar un viaje a Myanmar y Bangladés y ya se está preparando para su 22° trayecto, que lo llevará en enero a Chile y Perú.

Leer más ...

Hugo Moyano fue reelecto en Independiente con el 89 por ciento de los votos

Desde la cuenta oficial de Twitter de Independiente informaron que Hugo Moyano seguirá como presidente del club tras el recuento de las elecciones de este domingo.

Hugo Moyano fue reelecto con el 89 por ciento de los votos válidos y seguirá al frente de Independiente, según informaron desde la cuenta oficial de Twitter del club.

 

 

Moyano votó en Independiente

Moyano votó en Independiente

Con 73 años, Moyano sufrió un momento incómodo cuando se presentó a emitir su sufragio pero no tenía el DNI. Tras un pequeño intercambio se le permitió votar.

 

 

La fórmula Hugo Moyano, Pablo Moyano y Carlos Montaña fue electa con el 89% de los votos válidos. 

 

¡Gracias a todos por participar de una hermosa jornada!#TodoRojo ?s

“¡Gracias a todos por participar de una hermosa jornada!”, señalaron desde la red social del club que está de para bienes tras coronarse campeón de la Copa Sudamericana 2017.

Leer más ...

Eduardo Chacho Coudet es el nuevo DT de Racing

Tras el anuncio de que Diego Milito será el nuevo secretario técnico de la Academia, este domingo se anunció la legada del Chacho Coudet en reemplazo de Diego Cocca.

Racing sigue con su reestructuración para 2018 y oficializó a Eduardo “Chacho” Coudet como nuevo DT. El sábado habían anunciado el desembargo del ídolo Diego Milito como secretario técnico.

 

Le damos la bienvenida a Eduardo Coudet, el nuevo director técnico del plantel profesional.

 

 

"Soy optimista con las llegadas de Milito y Coudet, no lo puedo confirmar, pero soy optimista", había revelado el presidente de Racing, Víctor Blanco.

 

Según trascendió, Chacho se había reunido este viernes con Milito para empezar a delinear el equipo.

Leer más ...

Paro, Aerolíneas Argentinas reprograma vuelos que afectan a 20 mil pasajeros

Según un comunicado, la aerolínea tomó la decisión de adelantar vuelos programados para mañana, a raíz del paro anunciado por la CGT a partir del mediodía.

Aerolíneas Argentinas informó a través de un comunicado que a raíz de la medida de fuerza que la CGT ratificaría este lunes, se adelantarán algunos vuelos para asegurar el servicio. La medida afectará a más de 20.000 pasajeros.

 

El vuelo venía de Río Gallegos

El vuelo venía de Río Gallegos

Con el fin de cumplir el servicio antes del inicio de la medida de fuerza, se adelantarán los vuelos con destino a Madrid y Roma:

 

.

AR1132 con destino a Madrid, que en vez de partir el lunes a las 23.55, partirá el lunes a las 11 AM.

"Como estos vuelos son internacionales y se dan una sola vez por día, nos pareció lo mejor adelantarlos para garantizar su salida", destacaron desde la empresa.

 

Respecto a los vuelos de cabotaje adelantaron que algunos gremios del rubro ya dijeron que pararán. Entonces, de los 40.000 pasajeros que hay programados para este lunes, si se concreta desde el mediodía, unos 20.000 se verán afectados.

 

En la web de la aerolínea de bandera, está disponible la información. Habrá cambios de fecha sin cargo, sin cobro de diferencia de tarifa ni cobro de fee, manteniendo la ruta y cabina original, para volar hasta el 31 de diciembre de 2017. Devolverán del 100% del pasaje no utilizado gestionándolo a través del mismo canal de emisión original.

  • Publicado en PAIS
Leer más ...

Chile ya tiene Presidente: Sebastián Piñera ganó la segunda vuelta

Con un 54,56% de los votos -correspondiente el 96% de las mesas escrutadas-, el candidato de Chile Vamos, Sebastián Piñera, ganó la segunda vuelta presidencial tras imponerse por un amplio margen al abanderado de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier.

A pesar de que se esperaba una contienda estrecha, el ex mandatario superó por más de nueve puntos al senador por Antofagasta quien alcanzó un 45,43% de las preferencias. De esta manera, Piñera retornará a La Moneda el próximo 11 de marzo y recibirá nuevamente la banda presidencial de las manos de Michelle Bachelet.

Las celebraciones en el comando de Piñera comenzaron pasadas las 19 horas, cuando los primeros conteos marcaban una tendencia clara a favor del ex jefe de Estado. Desde el comando de Guillier, en tanto, se mostraron “sorprendidos” por la extensa ventaja que obtuvo el abanderado de Chile Vamos.

“Hemos sufrido una derrota dura. Tenemos que levantar nuestro ánimo y salir a defender las reformas en las creemos”, dijo Guillier tras calificar como “macizo” el triunfo de Piñera. “Es una derrota electoral pero no va a ser una derrota política”, acotó.

“Me comprometo como senador de la República a seguir trabajando por la unidad y la renovación del progresismo”, expresó el ahora ex candidato del oficialismo, asegurando además que felicitó al Presidente electo por teléfono.

El triunfo de Sebastián Piñera se da luego de una campaña dirigida a captar el 7,93% de los votos que José Antonio Kast obtuvo en la primera vuelta, así como también al electorado de centroizquierda. Para esto, el candidato de Chile Vamos dio un giro en algunos temas de su programa y prometió avanzar en la gratuidad de la educación técnico profesional.

 

  • Publicado en MUNDO
Leer más ...

«La presencia cristiana en Tierra Santa está en serio peligro»

«Cuando los israelíes ocuparon la Ciudad Vieja en 1967 pasaron casa por casa para hacer un censo y nos dieron un papel para que, pasada una semana, fuéramos a recoger un documento de identidad. Era el cuarto documento para mi padre, que antes había tenido el turco, el británico y el jordano. Yo tenía entonces 13 años y mi padre, para enfado del soldado israelí, me mostró el papel y me dijo que yo vería un quinto documento», recuerda Harout Sandrouni en su taller de cerámica del barrio armenio de la Ciudad Vieja de Jerusalén, abierto desde 1983 y uno de los centros de referencia para los amantes del arte armenio. Dos semanas después de que Donald Trump reconociera Jerusalén como capital de Israel y anunciara el traslado de la embajada de Estados Unidos una mezcla de impotencia y malestar se ha instalado en casas como la de los Sandrouni, miembros de una minoría cristiana cada vez menos numerosa en Tierra Santa. «Todos pelean por los lugares santos, pero nadie puede pretender tener su control absoluto, diga lo que diga Trump. Israel afirma que esta es su tierra, pero a nosotros no nos quieren. No se puede ocupar tierra con gente a no ser que les eches o les mates», reflexiona con tristeza este artesano que «aunque amo profundamente Jerusalén, me iría mañana mismo».

Pocas horas antes de su discurso sobre Jerusalén, los líderes cristianos de Tierra Santa, dejaron a un lado las diferencias internas entre comunidades y pidieron al presidente de EE.UU. que «nos ayude a todos a movernos en dirección a la paz y a un amor duraderos», una paz que «no puede ser alcanzada» si no se considera la ciudad santa como patrimonio «de todos». El Papa Francisco también solicitó a Trump «respetar el status quo» para evitar «nuevos elementos de tensión en un panorama mundial ya convulsionado». En la misma línea se pronunció el arzobispo de Canterbury, cabeza de la iglesia anglicana. Desde Egipto, el Papa copto, Teodoro II, rechazó reunirse con el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, que finalmente ha cancelado el viaje que tenía previsto a la región, en señal de protesta por la decisión Trump, que «no respeta los sentimientos de millones de árabes», y los caldeos de Irak también pidieron «respeto a las resoluciones de Naciones Unidas» sobre Jerusalén.

Comunidad partida por el muro

En la Ciudad Vieja de Jerusalén se encuentra el Santo Sepulcro y a menos de diez kilómetros, en Belén, la basílica de la Natividad. Los lugares santos se encuentran divididos por el muro levantado por Israel en 2004 y los cristianos que viven en Cisjordania, como el resto de palestinos musulmanes menores de 50 años, necesitan permisos especiales para poder acceder a la ciudad santa. Se estima que «el número total de cristianos en el territorio histórico de Palestina es de 170.000, de los que 120.000 viven en Israel y otros 50.000 residen en Jerusalén Este, Gaza y Cisjordania», según los datos del pastor luterano Mitri Raheb, que acaba de publicar el estudio «Cristianos de Palestina. Emigración, desplazados y diáspora» con la universidad Dar Kalima. Para este religioso nacido hace 55 años en Belén «nuestra simple existencia como cristianos es un inconveniente que imposibilita que el conflicto se pueda etiquetar de guerra religiosa entre judíos y musulmanes. No es un problema religioso, es un conflicto por la tierra y los recursos».

El estudio, realizado en base a mil entrevistados en los territorios ocupados, 500 cristianos y 500 musulmanes, refleja que «el porcentaje de población cristiana es cada vez menor y hemos pasado de ser el 11 por ciento de la población en 1850 al 1,7 por ciento, hoy». En cuanto a los motivos para dejar Tierra Santa «los dos principales son la crisis económica y los problemas políticos, es decir, la ocupación. Aquí los problemas religiosos o de presión del islamismo radical como motivo para emigrar no son los más importantes para los encuestados». El padre Raheb lamenta que «Trump y Pence hablan de los cristianos perseguidos en Siria o Irak, pero se olvidan por completo de quienes vivimos bajo ocupación de Israel y no se dan cuenta que está en serio peligro la presencia cristiana en Tierra Santa».

La tendencia a emigrar entre los cristianos de los territorios ocupados se extiende también a los que viven en Israel, «aunque en este caso no viven bajo ocupación y las condiciones económicas son mejores, pero eso no hace que no tengan en su mente el deseo de irse porque se sienten ciudadanos de segunda clase», apunta el padre Jamal Jader, del Patriarcado Latino de Jerusalén, que aclara que «es imposible tener cifras exactas de quienes se marchan, pero gracias a este estudio ahora sabemos la tendencia y el deseo de abandonar Tierra Santa».

Presión de los cristianos sionistas

Frente a este rechazo general por parte de la iglesia, la organización evangélica Cristianos Unidos por Israel (UCI, por sus siglas en inglés), liderada por el pastorJohn Hagee y con más de 3,8 millones de miembros en EE.UU., publicó un anuncio a toda página en The Washington Post de agradecimiento a Trump con el lema «nosotros y los millones de cristianos a los que representamos nunca olvidaremos tu acto de valentía». Este es uno de los grupos de presión más importante en el país y «Trump recibió el voto del 80 por ciento de la comunidad evangélica en las últimas elecciones, una cifra nunca alcanzada por otro candidato», según datos recogidos por The Washington Post.

En opinión de la UCI, «el gran obstáculo para la paz hasta ahora ha sido el oscuro sueño palestino de que podían echar a los judíos de Jerusalén e Israel». Este medio se puso en contacto UCI para intentar recabar su opinión frente al rechazo general de la iglesia en Occidente y en Oriente Próximo a declarar Jerusalén capital e Israel, pero la respuesta fue negativa.

Pueblos para la comunidad aramea

Quien sí habla, y en voz alta, es Shadi Jalul, activista de la comunidad aramea de Israel e impulsor de un proyecto que persigue «la construcción de tres pueblos para la minoría aramea en Galilea porque esta es nuestra tierra y los cristianos israelíes tenemos una identidad propia, no árabe. Lo que propongo es una revolución y que, como los judíos, también los cristianos tengamos derecho a nuestro pueblo sin contaminación árabe. Lugares a los que incluso se podría traer a cristianos de Irak y Siria que buscan refugio». Jalul, católico maronita de 41 años y padre de dos hijos, fue el primer cristiano en convertirse en oficial del Ejército de Israel, con el que combatió en Líbano, acusa a los líderes de la iglesia de «debilidad» porque «tienen miedo frente al islam radical y por eso critican declaraciones como la de Trump. Además, saben que Israel, a diferencia de los terroristas, no les cortará la cabeza por decir cosas así. En este país hay democracia y todos somos iguales ante la ley».

Jalul vive en Jish, al norte del país y muy cerca de la frontera con Líbano y Siria. Reza en arameo, la lengua empleada por Jesús, y lamenta profundamente que en Tierra Santa «los cristianos somos rehenes de los musulmanes y por eso se toman medidas como la de suspender las celebraciones navideñas en ciudades como Nazaret en señal de protesta por la decisión de Trump. ¿Alguien imagina los musulmanes cancelando un día de ramadán en solidaridad con los cristianos masacrados por el grupo yihadista Daesh en Mosul? Hay que decir la verdad de una vez y el mundo debe saber que vivimos oprimidos por la sociedad árabe, no por Israel».

A la espera del cambio

Alejado del debate político generado por Trump, Sandrouni prepara la Navidad y la llegada del nuevo año y ha colocado un timbre especial que arranca una serie de villancicos cada vez que un cliente se acerca al escaparate de la tienda. Un árbol iluminado preside la entrada y desde la cristalera principal, desde la que se divisa una de las rutas principales para llegar al barrio judío, ve pasar los días y observa los cambios que se producen en Jerusalén. «Amo esta ciudad, pero no me siento querido ni por mi propia iglesia, que tampoco se esfuerza en exceso porque sigamos aquí y por eso no quedamos más de 700 armenios. Ya me he sacrificado bastante, ¿para qué seguir?», se pregunta este artista en mitad de una tienda repleta de pequeñas obras de arte con colores y dibujos que solo pueden salir de sus manos. «Mi última esperanza es esperar el quinto papel del que habló mi padre en 1967 porque esto es Tierra Santa y la historia nos ha enseñado que las cosas cambian, sobre todo en Jerusalén».

  • Publicado en MUNDO
Leer más ...

Al menos nueve muertos y 30 heridos en un ataque contra una iglesia metodista en Pakistán

El terror volvió a golpear Quetta, capital de la provincia paquistaní de Baluchistán, y esta vez la minoría cristiana fue el objetivo del grupo yihadista Daesh, que reivindicó el ataque en su página Amaq. Al menos nueve personas fueron asesinadas y más de treinta resultaron heridas, según fuentes hospitalarias citadas por el diario Dawn, en una operación yihadista contra la iglesia metodista Bethel Memorial en la que 400 de fieles participaban en los actos de preparación de Navidad. Dos suicidas intentaron entrar al templo, pero se encontraron con la presencia de los agentes de seguridad y «esto hizo que el número de fallecidos no sea mucho mayor», según el responsable de policía local, Moazzam Ansari.

Los dos miembros de Daesh fueron detenidos en el acceso a la iglesia, donde comenzó un tiroteo y uno de los agresores activó el cinturón de explosivos que llevaba adherido al cuerpo. El segundo, herido, logró acceder al templo, pero poco después fue abatido por las fuerzas de seguridad. El grupo ha perdido el «califato» que logro instaurar en 2014 en Siria e Irak, pero los grupos que juraron lealtad al «califa» lejos de sus fronteras mantienen sus actividades y hacen que conserve su carácter de amenaza global.

Las autoridades paquistaníes, que defienden que el Daesh apenas tiene presencia en el país, condenaron el ataque, pero desde la comunidad cristiana denunciaron la falta de mayores medidas de seguridad en este mes tan señalado para esta minoría que representa apenas al 2% de los ciudadanos del país. «De nuevo volvemos a ver fallos en la seguridad a la hora de proteger a los ciudadanos y a las minorías, en particular», declaró al diario «The New York Times», Shamaun Alfred Gill, activista de los derechos humanos de Islamabad, que recordó que «pedimos al Gobierno el reforzamiento de la seguridad en las iglesias para estas fechas». El 25 de diciembre es fiesta nacional en Pakistán, pero por ser el día en el que nació el fundador de la república islámica, Mohamed Ali Jinnah, no por el nacimiento de Jesús.

De Lahore a Quetta

En Quetta es donde se reorganizó el movimiento talibán tras la invasión estadounidense de Afganistán en 2001, una ciudad situada a un paso de las fronteras afgana e iraní. Baluchistán es la provincia más grande del país, también la más despoblada y desfavorecida pese a su gran potencial de recursos naturales y en este territorio conviven talibanes, Daesh y grupos nacionalista baluches que desafían a la autoridad de Islamabad.

Esta vez la iglesia metodista ha sido el objetivo, pero hasta ahora los ataques más sangrientos cometidos por los yihadistas en Pakistán han sido contra chiíes y sufíes, musulmanes que no comparten su visión ultra ortodoxa del islam. El último gran atentado de Daesh en Quetta se produjo en verano de 2016 cuando más de 80 personas fueron asesinadas en un doble atentado dirigido al sector de la abogacía. En marzo de ese mismo año, los seguidores del «califa» golpearon en un parque de Lahore en el que los cristianos de la ciudad celebraran la Pascua y hubo al menos 72 muertos, esta fue la primera acción del EI contra este grupo en el país.

  • Publicado en MUNDO
Leer más ...

La "sospechosa" muerte de Barry Sherman, uno de los hombres más ricos de Canadá, y su esposa conmociona al país

Uno de los hombres más ricos de Canadá y su esposa aparecieron muertos en su casa en Toronto en circunstancias que la policía describió como "sospechosas".

Los cuerpos de Barry Sherman y su esposa Honey fueron encontrados en el sótano de la casa por un agente inmobiliario, según reportes.

Sherman era el fundador y director ejecutivo del gigante farmacéutico Apotex, que vende genéricos en todo el mundo. Era, además, un prominente filántropo.

En la propiedad no había signos de que la entrada hubiera sido forzada, informó la policía en un comunicado la noche del viernes.

Uno de los cuerpos hallados en la casa de Barry Sherman.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionLos cuerpos, cubiertos con mantas, fueron sacados de la casa, en el noreste de Toronto.

Los medios locales reportaron que los investigadores no están buscando un sospechoso en este momento, mientras que el detective Brandon Price le dijo a la televisora CBC que aún están tratando de determinar si hubo algún delito.

La policía dio pocos detalles sobre el incidente y de hecho no confirmó las identidades de los fallecidos, aunque sí lo hicieron amigos y funcionarios locales que reaccionaron conmocionados, incluyendo el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

"A Sophie y a mí nos entristece la noticia de la repentina muerte de Barry y Honey Sherman. Nuestras condolencias a su familia y amigos, y a todos los que conmovió con su visión y espíritu", escribió Trudeau en Twitter.

"No tengo palabras ahora mismo", dijo el ministro de Salud de Ontario, Eric Hoskins, en Twitter.

"Mi querido amigo Barry y Honey Sherman fueron hallados muertos. Maravillosos seres humanos, increíbles filántropos y grandes líderes en el cuidado de la salud".

"Hoy me siento abatida por la pérdida de Honey y Barry Sherman. Nuestra comunidad está llena de dolor, dijo la senadora Linda Frum, quien en noviembre otorgó a la pareja una medalla del 150 aniversario de Canadá en reconocimiento a su "generosidad, dedicación, voluntariado y trabajo duro".

Un cartel de "Se vende" afuera de la casa de Barry Sherman en Toronto.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionLa casa de los Sherman estaba a la venta por unos US$5,4 millones.

Un portavoz policial dijo que los servicios de emergencias recibieron una llamada poco antes de la medianoche del viernes.

"Las circunstancias de su muerte parecen sospechosas y estamos tratándolo de esa manera" dijo el jefe de policía David Hopkinson.

La pareja había puesto su lujosa casa recientemente a la venta, y sus cuerpos fueron hallados por un agente inmobiliario que estaba en la propiedad para preparar una visita, reportó el Globe and Mail, citando a un familiar.

La pareja tenía cuatro hijos.

Apotex, que Sherman fundó en 1974, emitió un comunicado en el que aseguró que "todos estamos profundamente conmocionados y tristes por estas noticias y nuestros pensamientos y oraciones están con la familia en este momento".

La firma es la séptima mayor farmacéutica en el mundo y según la revista Forbes, la fortuna personal de Sherman ascendía a los US$3.200 millones.

Leer más ...

La extraordinaria historia de un desertor del ejército de EE.UU. que encontró amor en Corea del Norte

Cada noche antes de dormirse, el desertor estadounidense Charles Jenkins se volteaba hacia Hitomi Soga, la mujer con quien Corea del Norte lo había obligado a casarse, y la besaba tres veces.

"Oyasumi", decía él, usando el japonés nativo de ella. "Goodnight" (buenas noches), respondía ella en inglés, el idioma de la infancia de Jenkins en Carolina del Norte.

"Hacíamos esto para nunca olvidarnos de quiénes éramos realmente y de dónde veníamos", escribió Jenkins en sus memorias.

La suya es una historia oscura, extraña y cautivadora. Y, en el fondo, una historia de amor.

Atrapados en el reino ermitaño conocido por sus hambrunas y campos de trabajo, se unieron por causa de uno de los problemas menos conocidos de ese lugar: el emparejamiento de prisioneros.

short presentational grey line

Jenkins, que murió el lunes a los 77 años, llegó tambaleando a Corea del Norte en una noche amarga de enero de 1965.

Con 24 años de edad, estaba ebrio y deprimido. Como sargento del ejército de Estados Unidos enviado al lado surcoreano, le preocupaba ser víctima de una bala perdida al patrullar la frontera. O peor, que lo trasladaran a morir en Vietnam.

El sargento Charles Jenkins cuando era un joven soldado del ejército de EE.UU.Derechos de autor de la imagenEJÉRCITO DE EE.UU.
Image captionEl sargento Charles Jenkins cuando era un joven soldado del ejército de EE.UU., alrededor de la época en que desertó.

Jenkins sabía que desertar era arriesgado, pero pensó que podía pedir asilo en la embajada rusa y llegar de vuelta a casa en un intercambio de prisioneros.

Sobre esto escribiría después: "No entendía que el país en el que buscaba refugio temporal era literalmente una prisión gigante y demencial; una vez que alguien va allí, casi nunca logra salir".

Los cuatro desertores

El gobierno de Corea del Norte hizo lo propio y lo capturó, y entonces allí comenzó una dolorosa experiencia de cuatro décadas.

Jenkins fue encarcelado en un pequeño cuarto con otros tres soldados estadounidenses que habían desertado desde 1962.

Eran el soldado James "Joe" Dresnok, un hombre gigante de casi dos metros de altura; el soldado Larry Abshier, que se cree es el primer militar estadounidense en desertar al Norte; y Jerry Parrish, de tan solo 19 años cuando llegó allí, y quien dijo que su suegro lo mataría si alguna vez volvía a su casa en Kentucky.

Los cuatro fueron obligados a estudiar las enseñanzas del entonces líder Kim Il-sung durante 10 horas diarias, y sus captores los golpeaban con frecuencia.

Desesperados, y también desesperadamente aburridos, trataron de divertirse "robando cosas propiedad del gobierno o yendo en temerarias caminatas", escribió Jenkins en su libro "The Reluctant Communist" ("El comunista renuente").

Charles Jenkins con su libro publicado en japonésDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionJenkins primero publicó sus memorias en japonés.

En 1972, a los desertores finalmente les asignaron casas separadas y fueron declarados como ciudadanos norcoreanos, aunque todavía eran sujetos a una vigilancia constante, golpizas y torturas.

Enseñaron inglés en una escuela militar (que acabó echando a Jenkins por su acento sureño), y les ordenaron actuar como estadounidenses villanos en una serie de 20 filmes de propaganda, lo que les llevó a convertirse en celebridades instantáneas.

Otra serie de órdenes fue aún más sorprendente. Los cuatro hombres fueron emparejados con prisioneras del régimen, todas extranjeras, y forzados a casarse.

¿Por qué se molestaría Corea del Norte en hacer esto? Para Jenkins, la lógica era clara: creía que Pyongyang estaba llevando a cabo un programa de reproducción de espías, y que entrenaría a sus hijos con apariencia occidental para que sirvieran como agentes encubiertos.

Foto de los años 1970 del entonces futuro líder de Corea del Norte, Kim Jong-ilDerechos de autor de la imagenAFP/GETTY IMAGES
Image captionKim Jong-il (derecha) produjo películas de propaganda para impresionar a su padre, Kim Il-sung.

Mientras los cuatros soldados estadounidenses llegaron por su propia cuenta al reino comunista, no ocurrió lo mismo con las mujeres con las que se casaron.

Corea del Norte solo ha admitido haber secuestrado a ciudadanos japoneses, pero Jenkins alegaba que sus esposas, todas de diferentes países, fueron raptadas por ese servicio secreto.

"No la iba a dejar ir"

Hitomi Soga, quien se convertiría en la señora Jenkins, era una enfermera de 19 años en 1978 cuando fue secuestrada en su isla natal de Sado, frente a la costa oeste de Japón.

Hitomi Soga antes de su secuestroDerechos de autor de la imagenKYODO / ALAMY STOCK PHOTO
Image captionHitomi Soga, unos dos años antes de su desaparición en 1978.

Había sido raptada para trabajar como maestra y enseñarles la lengua y costumbres de Japón a espías norcoreanos. Su nacionalidad le daría un futuro a su esposo que éste nunca hubiese imaginado.

Cuando la pareja se casó en 1980, Jenkins había pasado 15 años solo entre las garras gélidas de Pyongyang. Tiempo después le dijo a la cadena de TV estadounidense CBS: "Lo describiría así: la miré una vez. No la iba a dejar ir".

Los recién casados no tenían nada en común más allá de un odio apasionado por Corea del Norte. Pero poco a poco se fueron enamorando.

Poco a poco, a lo largo de 22 años, también encontraron algo de felicidad. Daban gracias por tenerse el uno al otro. Y de la unión nacieron dos hijas: Mika, quien ahora está en sus 30, y Brinda, dos años más joven.

Hasta que en 2002 pasó algo extraordinario que volvió a cambiar sus vidas. Kim Jong-il, el entonces líder de Corea del Norte, admitió que sus país había secuestrado a 13 ciudadanos japoneses en las décadas de 1970 y 1980.

Kim dijo que ocho habían muerto (una afirmación cuestionada por Japón) pero accedió a que cinco sobrevivientes fueran devueltos a Japón para una visita de 10 días. Se trataba de dos parejas y Hitomi Soga -sin su marido.

La familia Jenkins reunida en Indonesia en 2004Derechos de autor de la imagenAFP/GETTY IMAGES
Image captionLa familia Jenkins reunida en Indonesia en 2004

Japón recibió a los hombres y mujeres que regresaron con un emotivo despliegue público de compasión. Nunca retornaron a Corea del Norte.

Jenkins y sus hijas quedaron desolados. La deserción del Ejército de EE.UU. contempla una pena máxima de cadena perpetua y el viejo soldado sabía que si trataba de reunirse con su esposa en Japón los militares estadounidenses lo arrestarían.

Pero, dos años después de la repatriación de Soga, Jenkins no pudo aguantar más. Voló con sus hijas a Indonesia, que no tiene tratado de extradición con EE.UU., para encontrarse con su esposa.

Pyongyang sólo les había permitido una visita breve. Sin embargo, con el apoyo del primer ministro japonés, Junichiro Koizumi, el desertor dijo que se arriesgaría a una corte marcial y muerte en prisión con el fin de reunir a su familia.

Hitomi Soga, Charles Jenkins y su hija Mika se secan las lágrimas cuando se reencuentra en el aeropuerto de Yakarta, Indonesia, en julio de 2004Derechos de autor de la imagenAFP/GETTY IMAGES
Image captionFue un reencuentro emocional para la familia Jenkins, en el aeropuerto de Yakarta, Indonesia, en julio de 2004.

El 11 de septiembre de 2004, el desertor abandonó un hospital en una furgoneta hacia el campamento Zama, en las afueras de Tokio.

Aparentaba unos buenos diez años más que sus actuales 64. Erguido sin su bastón, vestido elegantemente de gris, le dio al policía militar estadounidense un largo y firme saludo.

"Señor, soy el sargento Jenkins reportándose", declaró.

Jenkins cumplió 25 días de una sentencia de 30, después de declararse culpable de deserción y asistir al enemigo (por el tiempo que enseñó inglés). Fue liberado anticipadamente por buen comportamiento.

Se cree que compartió su completo conocimiento de Corea del Norte con las autoridades de EE.UU. a cambio de clemencia.

Jenkins rompió en llanto tras su liberación: "Cometí un grave error en mi vida pero, el sacar a mis hijas de allá, esa fue una cosa que hice bien".

Charles Jenkins saluda al teniente coronel Paul Nigara, en la base estadounidense Campamento Zama, Japón, septiembre 2004Derechos de autor de la imagenAFP/GETTY IMAGES
Image captionCharles Jenkins saluda al teniente coronel Paul Nigara, en la base estadounidense Campamento Zama, Japón, después de 39 años ausentado sin licencia.

Hasta el día en que murió, estaba convencido de que Corea del Norte pretendía usar a sus hijas como armas y que los institutos de élite de lenguas a las que asistían las estaban preparando para el espionaje.

Hitomi Soga se mudó otra vez a la isla de Sado, en 2004, llevándose consigo a su esposo e hijas.

Jenkins encontró empleo en un parque turístico, vendiendo galletitas de arroz senbei y posando para fotografías.

Soga trabajaba en un hogar de ancianos local. Jenkins advirtió a sus hijas ya adultas que nunca obedecieran las órdenes de policías de tránsito japoneses para orillar el auto, por temor de que resultaran ser agentes norcoreanos.

Cuando fue prisionero de Pyongyang, el sargento Charles Jenkins perdió su apéndice, un testículo, 39 años de su vida y parte de un tatuaje del ejército de EE.UU. que le fue cortado de su antebrazo sin anestesia.

Atribuyó a Hitomi Soga el que le haya salvado la vida. Sin duda, ella fue la razón de que muriera como un hombre libre.

Hitomi sostiene de la mano a su frágil marido, seguidos de sus hijas en el aeropuerto internacional de Tokio, en 2004Derechos de autor de la imagenAFP / GETTY
Image captionJenkins se veía mucho más viejo que sus años cuando llegó a Japón con sus hijas y esposa.
short presentational grey line

¿Con quiénes se casaron los otros desertores?

  • Anocha Panjoy, una joven tailandesa, fue entregada a Larry Abshier por las autoridades norcoreanas, en 1978. Ella trabajaba en un sauna en Macao cuando desapareció. No tuvieron hijos y Anocha quedó viuda cuando Abshier murió de un infarto a los 40 años. Según Jenkins, que fue su vecino en esa época, el régimen se la llevó y la volvió a casar con un alemán que trabajaba como espía coreano en el exterior.
  • Siham Shraiteh, de Líbano, tuvo tres hijos con Jerry Parrish. Jenkins cuenta que fue secuestrada de una escuela de secretarias en Beirut junto con otras tres mujeres. Cuando sus padres negociaron su retorno en 1979, descubrieron que Siham estaba embarazada. Ella regresó a Corea del Norte a parir y nunca volvió a salir de allí.
  • Para James Dresnok, su matrimonio forzado sería sus segundas nupcias. Su joven esposa estadounidense se había divorciado de él en 1963, un año después de su deserción. El régimen le ofreció una mujer rumana, Doina Bumbea, que le dio dos hijos. Jenkins escribió que fue secuestrada mientras vivía en Italia como una estudiante de artes. Después de su muerte, de cáncer del pulmón en 1997, Dresnok se casó con la hija de un diplomático togolés y una norcoreana, con la que tuvo un tercer hijo.
Foto tomada en mayo de 2005 y distribuida en agosto de 2017, muesta a James Joseph Dresnok, un desertor de EE.UU. a Corea del NorteDerechos de autor de la imagenAFP / VERYMUCHSO PRODUCTIONS
Image captionJames Dresnok, aquí en sus 60, atravesó los campos minados de la zona desmilitarizada cuando desertó a Corea del Norte, en 1962.

Los tres hijos de Dresnok y su tercera esposa aparecieron en un documental británico de 2006 sobre su vida, "Crossing the Line".

Siham Shraiteh también apareció, insistiendo en que jamás fue secuestrada y que permaneció en Corea del Norte con sus hijos por voluntad propia.

No se sabe con seguridad si sus declaraciones fueron hechas bajo presión, pues la crítica contra el régimen de Kim definitivamente sería peligrosa para una extranjera.

Dresnok, el último soldado de EE.UU. del que se tiene conocimiento que vivía en Corea del Norte, murió de un derrame cerebral a la edad de 74 años, en 2016. "Nunca he lamentado venir a la República Democrática Popular de Corea", declaró en el documental británico. "No lo hubiese cambiado por nada".

Cada noche antes de dormirse, el desertor estadounidense Charles Jenkins se volteaba hacia Hitomi Soga, la mujer con quien Corea del Norte lo había obligado a casarse, y la besaba tres veces.

"Oyasumi", decía él, usando el japonés nativo de ella. "Goodnight" (buenas noches), respondía ella en inglés, el idioma de la infancia de Jenkins en Carolina del Norte.

"Hacíamos esto para nunca olvidarnos de quiénes éramos realmente y de dónde veníamos", escribió Jenkins en sus memorias.

La suya es una historia oscura, extraña y cautivadora. Y, en el fondo, una historia de amor.

Atrapados en el reino ermitaño conocido por sus hambrunas y campos de trabajo, se unieron por causa de uno de los problemas menos conocidos de ese lugar: el emparejamiento de prisioneros.

short presentational grey line

Jenkins, que murió el lunes a los 77 años, llegó tambaleando a Corea del Norte en una noche amarga de enero de 1965.

Con 24 años de edad, estaba ebrio y deprimido. Como sargento del ejército de Estados Unidos enviado al lado surcoreano, le preocupaba ser víctima de una bala perdida al patrullar la frontera. O peor, que lo trasladaran a morir en Vietnam.

El sargento Charles Jenkins cuando era un joven soldado del ejército de EE.UU.Derechos de autor de la imagenEJÉRCITO DE EE.UU.
Image captionEl sargento Charles Jenkins cuando era un joven soldado del ejército de EE.UU., alrededor de la época en que desertó.

Jenkins sabía que desertar era arriesgado, pero pensó que podía pedir asilo en la embajada rusa y llegar de vuelta a casa en un intercambio de prisioneros.

Sobre esto escribiría después: "No entendía que el país en el que buscaba refugio temporal era literalmente una prisión gigante y demencial; una vez que alguien va allí, casi nunca logra salir".

Los cuatro desertores

El gobierno de Corea del Norte hizo lo propio y lo capturó, y entonces allí comenzó una dolorosa experiencia de cuatro décadas.

Jenkins fue encarcelado en un pequeño cuarto con otros tres soldados estadounidenses que habían desertado desde 1962.

Eran el soldado James "Joe" Dresnok, un hombre gigante de casi dos metros de altura; el soldado Larry Abshier, que se cree es el primer militar estadounidense en desertar al Norte; y Jerry Parrish, de tan solo 19 años cuando llegó allí, y quien dijo que su suegro lo mataría si alguna vez volvía a su casa en Kentucky.

Los cuatro fueron obligados a estudiar las enseñanzas del entonces líder Kim Il-sung durante 10 horas diarias, y sus captores los golpeaban con frecuencia.

Desesperados, y también desesperadamente aburridos, trataron de divertirse "robando cosas propiedad del gobierno o yendo en temerarias caminatas", escribió Jenkins en su libro "The Reluctant Communist" ("El comunista renuente").

Charles Jenkins con su libro publicado en japonésDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionJenkins primero publicó sus memorias en japonés.

En 1972, a los desertores finalmente les asignaron casas separadas y fueron declarados como ciudadanos norcoreanos, aunque todavía eran sujetos a una vigilancia constante, golpizas y torturas.

Enseñaron inglés en una escuela militar (que acabó echando a Jenkins por su acento sureño), y les ordenaron actuar como estadounidenses villanos en una serie de 20 filmes de propaganda, lo que les llevó a convertirse en celebridades instantáneas.

Otra serie de órdenes fue aún más sorprendente. Los cuatro hombres fueron emparejados con prisioneras del régimen, todas extranjeras, y forzados a casarse.

¿Por qué se molestaría Corea del Norte en hacer esto? Para Jenkins, la lógica era clara: creía que Pyongyang estaba llevando a cabo un programa de reproducción de espías, y que entrenaría a sus hijos con apariencia occidental para que sirvieran como agentes encubiertos.

Foto de los años 1970 del entonces futuro líder de Corea del Norte, Kim Jong-ilDerechos de autor de la imagenAFP/GETTY IMAGES
Image captionKim Jong-il (derecha) produjo películas de propaganda para impresionar a su padre, Kim Il-sung.

Mientras los cuatros soldados estadounidenses llegaron por su propia cuenta al reino comunista, no ocurrió lo mismo con las mujeres con las que se casaron.

Corea del Norte solo ha admitido haber secuestrado a ciudadanos japoneses, pero Jenkins alegaba que sus esposas, todas de diferentes países, fueron raptadas por ese servicio secreto.

"No la iba a dejar ir"

Hitomi Soga, quien se convertiría en la señora Jenkins, era una enfermera de 19 años en 1978 cuando fue secuestrada en su isla natal de Sado, frente a la costa oeste de Japón.

Hitomi Soga antes de su secuestroDerechos de autor de la imagenKYODO / ALAMY STOCK PHOTO
Image captionHitomi Soga, unos dos años antes de su desaparición en 1978.

Había sido raptada para trabajar como maestra y enseñarles la lengua y costumbres de Japón a espías norcoreanos. Su nacionalidad le daría un futuro a su esposo que éste nunca hubiese imaginado.

Cuando la pareja se casó en 1980, Jenkins había pasado 15 años solo entre las garras gélidas de Pyongyang. Tiempo después le dijo a la cadena de TV estadounidense CBS: "Lo describiría así: la miré una vez. No la iba a dejar ir".

Los recién casados no tenían nada en común más allá de un odio apasionado por Corea del Norte. Pero poco a poco se fueron enamorando.

Poco a poco, a lo largo de 22 años, también encontraron algo de felicidad. Daban gracias por tenerse el uno al otro. Y de la unión nacieron dos hijas: Mika, quien ahora está en sus 30, y Brinda, dos años más joven.

Hasta que en 2002 pasó algo extraordinario que volvió a cambiar sus vidas. Kim Jong-il, el entonces líder de Corea del Norte, admitió que sus país había secuestrado a 13 ciudadanos japoneses en las décadas de 1970 y 1980.

Kim dijo que ocho habían muerto (una afirmación cuestionada por Japón) pero accedió a que cinco sobrevivientes fueran devueltos a Japón para una visita de 10 días. Se trataba de dos parejas y Hitomi Soga -sin su marido.

La familia Jenkins reunida en Indonesia en 2004Derechos de autor de la imagenAFP/GETTY IMAGES
Image captionLa familia Jenkins reunida en Indonesia en 2004

Japón recibió a los hombres y mujeres que regresaron con un emotivo despliegue público de compasión. Nunca retornaron a Corea del Norte.

Jenkins y sus hijas quedaron desolados. La deserción del Ejército de EE.UU. contempla una pena máxima de cadena perpetua y el viejo soldado sabía que si trataba de reunirse con su esposa en Japón los militares estadounidenses lo arrestarían.

Pero, dos años después de la repatriación de Soga, Jenkins no pudo aguantar más. Voló con sus hijas a Indonesia, que no tiene tratado de extradición con EE.UU., para encontrarse con su esposa.

Pyongyang sólo les había permitido una visita breve. Sin embargo, con el apoyo del primer ministro japonés, Junichiro Koizumi, el desertor dijo que se arriesgaría a una corte marcial y muerte en prisión con el fin de reunir a su familia.

Hitomi Soga, Charles Jenkins y su hija Mika se secan las lágrimas cuando se reencuentra en el aeropuerto de Yakarta, Indonesia, en julio de 2004Derechos de autor de la imagenAFP/GETTY IMAGES
Image captionFue un reencuentro emocional para la familia Jenkins, en el aeropuerto de Yakarta, Indonesia, en julio de 2004.

El 11 de septiembre de 2004, el desertor abandonó un hospital en una furgoneta hacia el campamento Zama, en las afueras de Tokio.

Aparentaba unos buenos diez años más que sus actuales 64. Erguido sin su bastón, vestido elegantemente de gris, le dio al policía militar estadounidense un largo y firme saludo.

"Señor, soy el sargento Jenkins reportándose", declaró.

Jenkins cumplió 25 días de una sentencia de 30, después de declararse culpable de deserción y asistir al enemigo (por el tiempo que enseñó inglés). Fue liberado anticipadamente por buen comportamiento.

Se cree que compartió su completo conocimiento de Corea del Norte con las autoridades de EE.UU. a cambio de clemencia.

Jenkins rompió en llanto tras su liberación: "Cometí un grave error en mi vida pero, el sacar a mis hijas de allá, esa fue una cosa que hice bien".

Charles Jenkins saluda al teniente coronel Paul Nigara, en la base estadounidense Campamento Zama, Japón, septiembre 2004Derechos de autor de la imagenAFP/GETTY IMAGES
Image captionCharles Jenkins saluda al teniente coronel Paul Nigara, en la base estadounidense Campamento Zama, Japón, después de 39 años ausentado sin licencia.

Hasta el día en que murió, estaba convencido de que Corea del Norte pretendía usar a sus hijas como armas y que los institutos de élite de lenguas a las que asistían las estaban preparando para el espionaje.

Hitomi Soga se mudó otra vez a la isla de Sado, en 2004, llevándose consigo a su esposo e hijas.

Jenkins encontró empleo en un parque turístico, vendiendo galletitas de arroz senbei y posando para fotografías.

Soga trabajaba en un hogar de ancianos local. Jenkins advirtió a sus hijas ya adultas que nunca obedecieran las órdenes de policías de tránsito japoneses para orillar el auto, por temor de que resultaran ser agentes norcoreanos.

Cuando fue prisionero de Pyongyang, el sargento Charles Jenkins perdió su apéndice, un testículo, 39 años de su vida y parte de un tatuaje del ejército de EE.UU. que le fue cortado de su antebrazo sin anestesia.

Atribuyó a Hitomi Soga el que le haya salvado la vida. Sin duda, ella fue la razón de que muriera como un hombre libre.

Hitomi sostiene de la mano a su frágil marido, seguidos de sus hijas en el aeropuerto internacional de Tokio, en 2004Derechos de autor de la imagenAFP / GETTY
Image captionJenkins se veía mucho más viejo que sus años cuando llegó a Japón con sus hijas y esposa.
short presentational grey line

¿Con quiénes se casaron los otros desertores?

  • Anocha Panjoy, una joven tailandesa, fue entregada a Larry Abshier por las autoridades norcoreanas, en 1978. Ella trabajaba en un sauna en Macao cuando desapareció. No tuvieron hijos y Anocha quedó viuda cuando Abshier murió de un infarto a los 40 años. Según Jenkins, que fue su vecino en esa época, el régimen se la llevó y la volvió a casar con un alemán que trabajaba como espía coreano en el exterior.
  • Siham Shraiteh, de Líbano, tuvo tres hijos con Jerry Parrish. Jenkins cuenta que fue secuestrada de una escuela de secretarias en Beirut junto con otras tres mujeres. Cuando sus padres negociaron su retorno en 1979, descubrieron que Siham estaba embarazada. Ella regresó a Corea del Norte a parir y nunca volvió a salir de allí.
  • Para James Dresnok, su matrimonio forzado sería sus segundas nupcias. Su joven esposa estadounidense se había divorciado de él en 1963, un año después de su deserción. El régimen le ofreció una mujer rumana, Doina Bumbea, que le dio dos hijos. Jenkins escribió que fue secuestrada mientras vivía en Italia como una estudiante de artes. Después de su muerte, de cáncer del pulmón en 1997, Dresnok se casó con la hija de un diplomático togolés y una norcoreana, con la que tuvo un tercer hijo.
Foto tomada en mayo de 2005 y distribuida en agosto de 2017, muesta a James Joseph Dresnok, un desertor de EE.UU. a Corea del NorteDerechos de autor de la imagenAFP / VERYMUCHSO PRODUCTIONS
Image captionJames Dresnok, aquí en sus 60, atravesó los campos minados de la zona desmilitarizada cuando desertó a Corea del Norte, en 1962.

Los tres hijos de Dresnok y su tercera esposa aparecieron en un documental británico de 2006 sobre su vida, "Crossing the Line".

Siham Shraiteh también apareció, insistiendo en que jamás fue secuestrada y que permaneció en Corea del Norte con sus hijos por voluntad propia.

No se sabe con seguridad si sus declaraciones fueron hechas bajo presión, pues la crítica contra el régimen de Kim definitivamente sería peligrosa para una extranjera.

Dresnok, el último soldado de EE.UU. del que se tiene conocimiento que vivía en Corea del Norte, murió de un derrame cerebral a la edad de 74 años, en 2016. "Nunca he lamentado venir a la República Democrática Popular de Corea", declaró en el documental británico. "No lo hubiese cambiado por nada".

Charles Jenkins, por su parte, fue el único de los cuatro desertores de los años 60 que puso pie por fuera de Corea del Norte otra vez.

Leer más ...

El multimillonario programa secreto del Departamento de Defensa de Estados Unidos para investigar ovnis

 El Pentágono —el Departamento de Defensa de Estados Unidos— ha tenido en funcionamiento un programa multimillonario para investigar los avistamientos de objetos voladores no identificados, ovnis, durante años.

Únicamente un puñado de funcionarios estaban al tanto del programa que se inició en 2007 y supuestamente terminó en 2012.

El periódico The New York Times reveló la existencia del programa y el Pentágono lo acaba de reconocer.

El diario informa que los documentos de la operación describen extrañas y veloces aeronaves y objetos que se suspendían en el aire.

No obstante, lo científicos manifestaron dudas, resaltando que ocurrencias no explicadas no eran necesariamente prueba de vida extraterrestre.

La operación conocida como el Programa Avanzado de Identificación de Amenaza Aeroespacial fue la creación del exsenador Harry Reid, otrora líder de la mayoría demócrata en el Senado.

Harry Reid, cuando era senador de Estados Unidos, diciembre de 2016Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl entonces senador Reid representaba el estado de Nevada, donde se han reportado muchos avistamientos de ovnis.

"No me avergüenzo ni pido disculpas por darle inicio a esto. He hecho algo que nadie había logrado antes", comentó Reid al New York Times.

Reid representaba al estado de Nevada, lugar de varios reportes de avistamientos de ovnis y hogar de la mitológica "Area 51", una ultrasecreta base de la Fuerza Aérea de EE.UU., en cuyos hangares supuestamente se esconden los restos de extraterrestres capturados por el ejército, según alegan los creyentes en teorías de una conspiración alienígena.

Pero el exsenador luego envió un mensaje por Twitter en el que insistió que el programa era un esfuerzo serio de encontrar la verdad en medio de "mucha evidencia" que apoyaba el planteamiento de esos interrogantes.

"Si alguien cree que tiene todas las respuestas, se está engañando", escribió Reid en su cuenta.

"Esto es sobre ciencia y seguridad nacional. Si Estados Unidos no toma el liderazgo contestando estos interrogantes, otros lo harán".

De acuerdo a los informes, el programa le costó al Pentágono más de US$20 millones, antes de que se cerrara la financiación para ahorrar.

Esa cifra estaba enterrada dentro del presupuesto anual de centenares de miles de millones de dólares del Departamento de Defensa.

Mucha de la investigación estaba subcontratada, haciendo aún más difícil para los periodistas que descubrieron el programa relacionarlo con el desembolso de fondos.

Aunque el financiamiento se acabó en 2012, se dice que algunos funcionarios continúan investigando los reportes de avistamientos de curiosos fenómenos aéreos y objetos sospechosos al lado de sus quehaceres diarios.

Los "fenómenos aéreos no identificados" que pilotos y otros funcionarios militares afirman haber visto parecen ser, según su descripción, elementos mucho más avanzados de los que se encuentran en el arsenal de EE.UU. o de otras potencias.

Ilustración de platillos voladoresDerechos de autor de la imagenSCIENCE PHOTO LIBRARY
Image captionLos objetos observados parecían desafiar las leyes de la física, según los que han leído los documentos.

De acuerdo a varias fuentes directamente asociadas con el programa y tras una lectura de documentos desclasificados del Pentágono y el Congreso, estos objetos parecían desafiar las leyes de la física.

Un exasistente del Congreso le manifestó a la revista Politico —una publicación de análisis en EE.UU.— que el programa pudo haber sido iniciado para monitorear el progreso tecnológico de potencias rivales.

"Se trataba de China o Rusia tratando de hacer algo o ¿será que tienen un sistema de propulsión que no conocemos?", dijo.

A principios de este año, la Agencia Central de Inteligencia (CIA) publicó online millones de páginas de documentos desclasificados.

Entre estos se encuentran avistamientos de ovnis y una colección de testimonios sobre platillos voladores.

  • Publicado en MUNDO
Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
×

Sign up to keep in touch!

Be the first to hear about special offers and exclusive deals from TechNews and our partners.

Check out our Privacy Policy & Terms of use
You can unsubscribe from email list at any time