MUNDO

Brasil: las frases más violentas del neonazi Jair Bolsonaro

El ultraderechista Jair Bolsonaro ganó la primera ronda de las elecciones de Brasil y ahora se prepara para la segunda vuelta. No obstante, una larga lista de frases homofóbicas, racistas, violentas y machistas pesan sobre el diputado que amenazó con un golpe de Estado si gana su contrincante.

 

 

"Estoy a favor de la tortura. Y el pueblo está a favor también", (1999 en entrevista en TV). 

 

"No emplearía (hombres y mujeres) con el mismo salario. Pero hay muchas mujeres competentes” (2016, en entrevista en TV).

 

"Sería incapaz de amar un hijo homosexual. No voy a ser hipócrita aquí. Prefiero que un hijo mío muera en un accidente a que aparezca con un bigotudo por ahí" (2011, entrevista con una revista). 

 

"Ella no merece (ser violada), porque ella es muy mala, porque ella es muy fea, no es de mi gusto, jamás la violaría. Yo no soy violador, pero si fuera, no la iba a violar porque no lo merece." (A la diputada del PT, María del Rosario).

 

"No corro ese riesgo porque mis hijos fueron muy bien educados" (2011, en entrevista en TV, al ser cuestionado sobre cómo sería su reacción si alguno de sus hijos se enamorase de una mujer negra). 

 

"No es una cuestión de colocar cupos de mujeres. Si ponen mujeres porque sí, van a tener que contratar negros también". 

 

"Vamos a fusilar a la 'petralhada' aquí en Acre" (2018, en campaña en el estado de Acre, refiriéndose a los militantes del izquierdista Partido de los Trabajadores, PT).

 

"El hijo empieza a mostrarse amanerado, gay, cambia su comportamiento, ¿verdad ?, ya oí de algunos aquí…, menos mal que me dieron unos chirlos de chico, mi padre me enseñó a ser hombre". 

 

"No voy a combatir ni discriminar, pero si veo a dos hombres besándose en la calle los voy a golpear" (2002, en entrevista). 

 

"No hacen nada. Más de mil millones de dólares al año estamos gastando en ellos" (sobre los brasileños con ascendencia africana).

 

"El pobre solo tiene una utilidad en nuestro país: votar. La cédula de elector en la mano es diploma de burro en el bolsillo. Sirve para votar por el gobierno que está ahí. Sólo sirve para eso y nada más".

 

"El error de la dictadura fue torturar y no matar" (2016, durante una entrevista en una radio brasileña).

Bolsonaro y Haddad, mano a mano: ¿cuándo será el balotaje en Brasil?

El ultraderechista no llegó a superar el 50% +1 de los votos y se disputarán con el candidato del Partido de los Trabajadores una segunda vuelta.

El candidato de ultraderecha Jair Bolsonaro y el izquierdista Fernando Haddad se enfrentarán el próximo 28 de octubre en una segunda vuelta por la presidencia de Brasil. Bolsonaro obtuvo casi el 47% de los votos y Haddad superó el 27%, escrutadas el 93% de las mesas.

<p>Jair Bolsonaro</p>

Más de 147 millones de brasileños fueron a votar este domingo para elegir al sucesor de Michel Temer, en unas elecciones que estuvieron signadas por una dura campaña en medio de escándalos de corrupción.

Los brasileños también votaron para renovar la totalidad de la Cámara de Diputados, dos tercios del Senado y eligieron a los gobernadores y a los representantes de los legislativos de los 27 estados.

"La esperanza vencerá al odio", el mensaje de Lula para el balotaje en Brasil

 

El líder del Partido de los Trabajadores tuiteó en respaldo a su candidato, Fernando Haddad.

Desde su detención en Curitiba, el ex presidente Luiz Inacio Lula De Silva se refirió a la derrota que sufrió su candidato, Fernando Haddad ante el ultraderechista Jair Bolsonaro y envió un mensaje de cara al balotaje.

 

 

“En la segunda vuelta, vamos Brasil juntos por el diálogo y el respeto. La esperanza vencerá al odio”, declaró el líder del Partido de los trabajadores.

 

Con el 95% de las mesas escrutadas, el candidato de ultraderecha sorprendió y obtiene más del 46% de los votos frente al 28% de Haddad.

Bolsonaro venció en primera vuelta, pero habrá balotaje con Haddad para definir presidente en Brasil

El ultraderechista Jair Bolsonaro ganó por amplio margen la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Brasil, pero deberá medirse con el izquierdista Fernando Haddad el 28 de octubre.

 

Con casi el 86% de las urnas escrutadas, Bolsonaro, un excapitán del Ejército, de 63 años, tenía 47,60% de los votos, frente al 27,24% de Haddad, designado candidato del Partido de los Trabajadores (PT) por el encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

 

En un hotel en el centro de Sao Paulo, donde Haddad dará su conferencia de prensa, se escucharon gritos de júbilo y alivio al divulgarse los sondeos. 

 

En la explanada de los ministerios de Brasilia, los partidarios de Bolsonaro reaccionaron con desilusión.

 

Tras emitir su voto por la mañana en Sao Paulo, Haddad se dijo convencido de que habría segunda vuelta y empezó a tender puentes con otros candidatos. 

 

La clave para que Haddad se acerque a los porcentajes de Bolsonaro reside en el centroizquierdista Ciro Gomes, que tenía 12,45% de los sufragios.

 

Bolsonaro y Haddad son los vencedores y al mismo tiempo los candidatos con mayor índice de rechazo. 

 

Haddad, un exalcalde de Sao Paulo poco conocido en otras regiones, heredó una buena parte del electorado de Lula, sobre todo entre la población pobre que mejoró sus condiciones de vida bajo su gobierno (2003-2011).

 

Pero también heredó el odio que Lula inspira entre quienes le reprochan los escándalos de corrupción revelados por la Operación Lava Jato y la crisis económica en la que se sumió el país bajo el mandato de su heredera política Dilma Rousseff, destituida por el Congreso en 2016.

 

Durante la campaña, Haddad "se olvidó mucho del centro, que es fundamental. Sin el centro no se gana una elección y menos aún se gobierna, entonces precisa esos apoyos ya. Son tres semanas, una campaña cortísima, y más aún tiene que pensar en la gobernabilidad, estbleciendo compromisos con esos sectores", dijo André César, de la consultora Hold en Brasilia.

 

Bolsonaro, por su parte, recibió en la última semana apoyos de poderosos sectores, como los ruralistas y las iglesias evangélicas. 

 

Pero debe lidiar con un historial de declaraciones racistas, misóginas y homófobas y con sus justificaciones de la tortura durante la dictadura militar (1964-1985), que le valieron un amplio rechazo de mujeres y de las minorías.

 

En su último video en Facebook, prometió gobernar "inclusive" para los ateos y para los gays.

 

"Gobernaremos para todos, independientemente de su fe religiosa, inclusive para quien es ateo. Gobernaremos para todo el mundo, para los gays incluso, que hay gays que son padres, que son madres", afirmó.

Investigan al presidente de Interpol, ya anunciaron su renuncia

China indicó este lunes (hora local) que Meng Hongwei, quien desapareció poco después de viajar a su país hace diez días, está siendo investigado "por sospechas de violar la ley", y la Interpol anunció después su renuncia.

   

Meng Hongwei "está siendo investigado por sospechas, de acuerdo a las cuales habría violado la ley", según un comunicado difundido en el sitio web de la Comisión Nacional de Supervisión, encargada de los casos de corrupción de los funcionarios públicos chinos. La Interpol anunció en Lyon (este de Francia), donde está su sede mundial, este domingo por la noche (hora local), la renuncia "con efecto inmediato" de su presidente chino.

   

"Hoy, domingo 7 de octubre, el secretario general de Interpol en Lyon, en Francia, recibió la dimisión de Meng Hongwei, como presidente de Interpol, con efecto inmediato", según un comunicado publicado en Twitter.

 

Meng Hongwei, de 64 años, no había dado señales de vida desde el 25 de septiembre, según su esposa, que informó el jueves por la noche a la policía francesa de la "desaparición inquietante" de su marido. Su mujer declaró este domingo durante una rueda de prensa en Lyon, que creía que su marido estaba en peligro.

   

El 25 de septiembre, este le había enviado a través de una red social un escueto mensaje: "espera mi llamado". Después envió un segundo mensaje con solo un emoticón que representaba una situación de peligro, según Grace Meng. La mujer añadió: "no estoy segura sobre qué le ha ocurrido".

   

Llamado a la comunidad internacional 

   

La esposa de Meng Hongwei hizo asimismo un llamado a la comunidad internacional en la rueda de prensa en Lyon. "Este caso concierne a la comunidad internacional", dijo con voz temblorosa en una declaración leída en chino y luego en inglés. Habló dando la espalda a las cámaras por razones de seguridad y rechazó ser fotografiada.

  

El sábado, el secretario general de Interpol, el alemán Jürgen Stock, había solicitado a China "una aclaración sobre la situación del presidente de la organización. "Interpol ha pedido a través de los conductos policiales oficiales una aclaración sobre la situación del presidente de Interpol, Meng Hongwei", había indicado Stock mediante comunicado.

   

Meng es también viceministro de Seguridad Pública chino y la última vez que fue visto públicamente fue al viajar hacia China, explicó una fuente cercana a la investigación a la AFP. Meng Hongwei es investigado en China y se lo habrían "llevado" para interrogarlo "tan pronto como aterrizó" en su país la semana pasada por motivos que aún no están claros, afirmaba el viernes el diario hongkonés en inglés South China Morning Post, citando a una fuente anónima.

   

Meng llegó a China en avión desde Estocolmo, según fuentes concordantes. Esta es la última desaparición hasta la fecha de un alto responsable en China, donde varios dirigentes gubernamentales, magnates e incluso una estrella estuvieron desaparecidos durante semanas, o incluso meses. 

Cada vez hay más interrogantes sobre si Meng, quien fue electo en 2016 a la cabeza de Interpol (192 países), habría sido víctima de la campaña anticorrupción lanzada por el presidente Xi Jinping después de su llegada al poder, en 2012.

  

1,5 millones de responsables investigados 

   

Según cifras oficiales, 1,5 millones de responsables ya fueron investigados en el marco de esta campaña, de la que se sospecha que también sirve para perseguir a los opositores. En marzo, China creó un órgano extrajudicial, la Comisión Nacional de Supervisión, con la que ampliar la caza a los corruptos a toda la función pública.

   

A los defensores de los derechos humanos les preocupa que sea una especie de fachada legal para una represión que llevó a detenciones secretas. Meng Hongwei escaló posiciones en el aparato de seguridad del país cuando este estaba dirigido por Zhou Yongkang, un rival del presidente Xi que actualmente purga una pena de cadena perpetua.

   

Zhou, condenado en junio de 2015 por corrupción, abuso de poder y divulgación de "secretos de Estado", es la personalidad de mayor rango del régimen chino víctima de la campaña anticorrupción. Nombró a Meng Hongwei viceministro de Seguridad Pública en 2004, un puesto que tiene a cargo numerosos casos sensibles, como la lucha antiterrorista.

   

La elección de Meng a la presidencia de Interpol provocó temores entre los disidentes de que Pekín utilizaría la organización para perseguir a los opositores refugiados en el extranjero. Pero Interpol intentó calmar las preocupaciones recordando que el artículo 3 de su estatuto estipula que "está rigurosamente prohibida a la organización toda actividad o intervención en cuestiones o asuntos de carácter político, militar, religioso o racial".

 

Brasil elige presidente: la derecha dura de Bolsonaro o el regreso del PT

Brasilia (enviado especial).- Más de 147 millones de brasileños están habilitados para concurrir a votar este domingo en elecciones tensas, con el diputado de derecha Jair Bolsonaro como amplio favorito pero sin certezas de lograr la mayoría absoluta de los votos que le permita evitar un segundo turno el próximo domingo 28 con el postulante del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad.

 

Las últimas encuestas difundidas este sábado acercaron al exmilitar al umbral necesario, pero no de un modo decisivo. La realizada por la consultora MDA le otorgó una intención del voto del 42,6%, un crecimiento fuerte de 7 puntos con respecto al sondeo realizado a fines de septiembre. En tanto, el exalcalde de San Pablo y heredero político del encarcelado Luiz Inácio Lula da Silva obtiene un 27,8%.

 

Más atrás se ubican el laborista Ciro Gomes (11,5%), el socialdemócrata (conservador) Geraldo Alckmin (6,7%) y el resto de los candidatos, lo que marca el fracaso de las terceras vías en comicios tan polarizados.

 

Todos esos guarismos se obtienen desechando los votos blancos y nulos, tala como ocurrirá en el escrutinio. Así, para ser declarado vencedor en la primera vuelta, Bolsonaro debería obtener la mitad más uno de los votos válidos (emitidos en favor de algún candidato).

 

En tanto, otra de las consultoras de referencia, Ibope, arrojó, con el mismo criterio, 41% para "El Mito", 25% para Haddad, 13% para Gomes y 8% para Alckmin. Por último, Datafolha dio 40%, 25%, 15% y 8%, respectivamente.

 

Si todo eso se cumple, habrá un segundo turno apretado, con leve ventaja para el derechista, pero dentro del margen de error.

 

Más allá de esas coincidencias, conviene llamar a la cautela: no es la primera vez que las encuestas se equivocan en grande en este país. Las urnas estarán abiertas entre las 8 y las 17 (igual horario que en la Argentina) y el resultado se conocería alrededor de las 23.

 

Además de presidente y vicepresidente, se elegirá a los 513 diputados que forman la Cámara baja, a dos tercios de los senadores (57 sobre un total de 81), a los gobernadores de los 26 estados y del Distrito Federal y a sus respectivas legislaturas estaduales.

 

Se vota en todo el país con el sistema de urna electrónica, porque el que los ciudadanos deben llevar anotados el número de sus candidatos preferidos para cada categoría y pulsarlos en un teclado. El sistema ha sido sospechado de fraudulento por Bolsonaro, pero fue declarado totalmente confiable por la justicia.

 

Están en juego dos visiones de Brasil, antagónicas al punto de haber generado la mayor grieta que recuerde este país. Bolsonaro carga con un historial de declaraciones misóginas, homofóbicas, racistas y antimarxistas, pero creció por encarnar mejor que ningún otro postulante el odio que literalmente siente buena parte de la clases medias brasileña al PT, al que emparientan con una corrupción de enorme alcance.

 

Haddad, en tanto, logró crecer desde un 4% debido al respaldo que le dio Lula da Silva, preso por corrupción e inhabilitado por la justicia electoral. Su apuesta es al carisma del expresidente y al recuerdo que amplios sectores populares tienen de los años de gobiernos petistas, que lograron sacar de la pobreza a más de 30 millones de brasileños, pero los escándalos ventilados por la operación Lava Jato son su gran talón de Aquiles.

 

Guilherme Casarões, doctor en Ciencia Política por la Universidad de São Paulo y profesor en la Fundación Getúlio Vargas, le dijo a ámbito.com que "los dos principales candidatos ofrecen soluciones fáciles para los brasileños. Mientras el PT quiere rescatar el pasado glorioso del Gobierno de Lula, ignorando que las condiciones económicas, políticas y sociales son ahora muy diferentes y peores, que hace quince años, Bolsonaro ofrece el discurso radical de eliminar o PT y, por lo tanto, acabar con la corrupción, y mejorar la seguridad pública, además de retomar el orden y loas 'buenas costumbres'". "Ninguna de esas soluciones es realista, pero tocan directamente la dimensión emocional de los electores", agregó.

 

El proceso de transferencia de votos de Lula a Haddad fue complejo, al punto que algunos de ellos parecen recalar, curiosamente en Bolsonaro.

 

En ese sentido, una polémica medida cautelar concedida por un juez del Supremo Tribunal Federal, Luiz Fux, impidió que Lula concediera entrevistas a medios nacionales en las que, se suponía, llamaría a sus seguidores a votar por Haddad. Tal situación generó vehementes denuncias de censura.

 

Va de suyo que ni Bolsonaro ni Haddad lograrán mayoría en el Congreso, lo que obligará a quien gane a pergeñar alianzas con diversos partidos para asegurar su gobernabilidad. 

 

Llega así a su término una campaña dramática, con quien era el principal favorito, Lula da Silva, preso, y con Bolsonaro recuperándose aún de un atentado con un cuchillo que le valió dos cirugías (necesitará otra, ya que está con una colostomía) y una larga internación. En el medio, el propio Bolsonaro denunció fraude y amenazó con desconocer cualquier resultado diferente a su triunfo; su vice, el general Hamilton Mourão, habló de autogolpe; y el jefe del Ejército, Eduardo Villas Bôas, presionó en varias ocasiones con llamativas declaraciones a la prensa para que la justicia fallara contra Lula.

Suscribirse a este canal RSS
×

Sign up to keep in touch!

Be the first to hear about special offers and exclusive deals from TechNews and our partners.

Check out our Privacy Policy & Terms of use
You can unsubscribe from email list at any time