MUNDO

Carolina María de Jesús, a la izquierda y la dramaturga Andréia Riberio a la derecha

Dicen que el destino es el que baraja las cartas, pero nosotros las jugamos y este próximo 26 de noviembre, Honduras se juega el suyo celebrando elecciones generales e históricas. No solo el actual presidente de la República, Juan Orlando Hernándezbuscará la reelección para un segundo mandato sino que además será la primera vez en la historia electoral y democrática del país que existe una alianza opositora.

Los analistas coinciden en señalar que en ese proceso estarán en juego mucho más que el presidente y el Congreso Nacional, más bien, se estará definiendo si el país mantiene la ruta que viene transitando desde mediados de la presente década o si opta por una ruta desconocida y diferente.

Para poner en perspectiva la situación actual, tenemos que remontarnos a los primeros años de este siglo. La historia, no fue muy alentadora. La situación política, económica y social de la Honduras de los 2000, habían ingresado en un profundo despeñadero. El crimen organizado internacionalel narcotráfico y el lavado de activos penetraron la institucionalidad hondureña, erosionaron fuertemente la seguridad ciudadana, desnaturalizaron las funciones de la Policía Nacional y debilitaron las capacidades del Ministerio público y la Justicia. Los homicidios alcanzaron la tasa inédita de más de 86 por cada cien mil habitantes, la más alta del mundo en ausencia de conflictos bélicos, y la extorsión se instauró como moneda de uso corriente en la vida de los ciudadanos y los pequeños comerciantes.

El debilitamiento institucional favoreció el crecimiento de la corrupción en las contrataciones del Estado, con las obras públicas y compras de medicamentos en primera línea de estas prácticas. La educación apenas alcanzaba los 150 días de clase al año. Los servicios de salud se encontraban en franco retroceso, y casi siete de cada diez ciudadanos vivía literalmente en la pobreza. La infraestructura productiva se había deteriorado. La economía estaba prácticamente estancada y esto provocaba escasa inversión y un fuerte deterioro de las cuentas públicas. El golpe de Estado de 2009 mantuvo al país aislado y sin acceso a los organismos financieros bilaterales y multilaterales durante casi un lustro.

En enero de 2014 asumió la presidencia Juan Orlando Hernández. Su predecesor, Porfirio Lobo, había logrado reinsertar a Honduras en la comunidad internacional, al tiempo que propició un conjunto de reformas legislativas para comenzar a recuperar la institucionalidad y el control de la seguridad ciudadana.

Profundas reformas

En menos de 4 años, Hernández introdujo profundas reformas económicas, sociales y de seguridad. En esta última, depuró casi un tercio de la Policía y estableció la Policía Militar de Orden Público para apoyarla, mientras esta se reestructuraba. Su agresiva gestión, logró desarticular los principales carteles de la droga, extraditando a sus principales capos mientras creaba nuevos centros penales de alta seguridad para otros. Hernández destruyó narco pistas y narco laboratorios, desbarató las estructuras de lavado de activos y logró la incautación de fuertes cargamentos de drogas y de cientos de millones de dólares en propiedades, empresas y cuentas bancarias del crimen organizado.. En el mismo lapso, el Gobierno invirtió fuertemente en la recuperación de espacios públicos seguros y otros programas de prevención.

En algo menos de 4 años, como consecuencia, la tasa de homicidios se redujo a la mitad y se ha producido un descenso marcado de la extorsión.

A solo días de esta cita con las urnas, la salud pública se está reestructurando. La educación ha logrado sostener más de doscientos días de clase cada año y se ha iniciado la reconversión de los sistemas de formación de docentes. Además, se puso en práctica una estrategia de combate a la pobreza en el mediano plazo sobre dos pilares: la mitigación –a través de transferencias condicionadas y el mejoramiento de la vivienda y su entorno físico que benefició ya a más de un millón de familias—y la generación de empleo. Las cifras muestran una reducción de la pobreza de seis puntos. Se han creado programas especiales de capacitación y crédito para la microempresa y pequeños negocios y se ha lanzado un programa de Zonas de Empleo basado en la experiencia de Singapur y otros países con las llamadas «ciudades modelo».

Las finanzas públicas lograron ordenarse mediante una reforma tributaria, la mejora de la recaudación, la contención del gasto público y la reducción del déficit fiscal a la mitad. Se saneó el sistema de contrataciones del Estado con nuevas prácticas mediante convenios firmados con Transparencia Internacional y la Iniciativa Cost. La inversión pública en infraestructura, con apoyo de instituciones bilaterales y multilaterales no tiene precedentes, y el país ha cumplido ya en forma rigurosa con el programa pactado con el FMI.

Para el mediano plazo, el Gobierno diseñó el Programa «Honduras 20/20», en el cual marcó una ruta inteligente para el desarrollo de la inversión en sectores prioritarios, y la generación de 600.000 puestos de trabajo.

Ante este panorama, el presidente Hernández busca la reelección para tratar de dar continuidad, en los próximos cuatro años, al programa de reformas iniciado en su actual administración.

Alianza opositora

Su más cercano contrincante, el ingeniero Salvador Nasralla, ampliamente conocido en el país como periodista deportivo y presentador televisivo de programas de entretenimiento, encabeza la denominada Alianza de la Oposición, cuya principal fuerza es el Partido Libre, de izquierda, y cuyo coordinador general es el ex presidente Manuel Zelaya, depuesto en 2009 por un golpe de Estadoseis meses antes del final de su mandato.

El presentador no tiene ningún antecedente en el ejercicio de cargos políticos o de gobierno y durante la campaña ha preconizado cambios en la política de seguridad, la eliminación de la Policía Militar y la depuración de la Policía. En su agenda, ha dado prioridad a la generación de empleo, plantea la eliminación de políticas «asistencialistas» y se declara contrario a las Zonas de Empleo emprendidas por Hernández, poniendo énfasis en el fin de la corrupción.

Su campaña se ha orientado a la crítica de la situación del país y a la gestión del actual mandatario, aunque los analistas subrayan que no ha marcado con claridad una ruta alternativa realista para la solución de los problemas que señala, poniendo énfasis, sin embargo, en su honestidad para enfrentarlos. Sus declaraciones públicas no han estado exentas de la polémica. Recientemente, la Organización de Estados Americanos (OEA) calificó de «calumnias injustificadas» y búsqueda de protagonismo las declaraciones del presentador, en las que aseguraba que el organismo internacional recibirían recursos procedentes de una organización delictiva para legitimar un supuesto resultado electoral. La OEA aseguró que «por la gravedad de la calumnia y difamación subsecuente» estarían estudiando acciones legales contra el candidato. Como candidato de la izquierda, pese a sus críticas al Partido Libre anteriores a su incorporación a la Alianza de Oposición, todo parece indicar que se orientaría en la línea del expresidente Zelaya.

En cuestión de horas, el pueblo hondureño deberá salir de la encrucijada. Apagadas las cámaras, los mítines, el populismo, las acusaciones o el olor a multitudes, únicamente el pueblo podrá salir de la encrucijada ante las urnas. En ese voto no importará el nombre, ni la persona… Honduras tiene en sus manos su destino, la ruta que escogerá para seguir haciendo progreso. No está en juego quién se convierta en presidente sino lo que su gestión puede significar paramantener el crecimiento de su economía, la generación de empleo, la seguridad y la reducción de la pobreza. En democracia, nadie es más que nadie salvo quien elige el pueblo y el futuro no esta escrito, solo ese pueblo puede escribirlo.

Fuene  ABC

El dedo ruso, la llaga de Occidente

Los países occidentales están elevando su estado de alerta frente a posibles intentos rusos de interferir en sus procesos democráticos causando polarización, discordia y tensión a través de redes sociales y demás plataformas digitales. Esta alerta es muy justificada porque los adversarios de Occidente tienen un interés estratégico en debilitarlo causando división en su seno, y la libertad de expresión junto con la revolución digital constituyen un mix que se puede convertir en un cóctel incendiario en manos de agitadores listos y sin escrúpulos. Pero, además de fijarse en el dedo ruso, Occidente debería concentrarse mucho más en curar la llaga que ese dedo aparentemente intenta aprovechar. Occidente se halla en un estado de extraordinaria división. Las trincheras de adentro se extienden como grandes heridas.

Obsérvese primero el factor geopolítico. Con la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, la distancia y frialdad entre EEUU y Europa es probablemente más grande que nunca desde 1945. Dentro de Europa, el Brexit ha convertido en un abismo el canal de la Mancha. La crisis económica de la última década ha expuesto serias grietas -erosionando la confianza- entre Norte y Sur del continente. Otro eje europeo, el Oeste/Este, tampoco goza de gran salud, con la profunda desconfianza de los occidentales hacia las políticas de Gobiernos como el polaco o el húngaro.

Pero las heridas más graves residen en las divisiones internas, en la creciente incapacidad de alcanzar compromisos constructivos. En Estados Unidos, el mismo Congreso que con razón ha tomado la delantera en las investigaciones sobre las interferencias rusas es una institución incapaz desde hace años de construir acuerdos bipartidistas, e incluso, como se ve ahora, de mantener prietas la filas del partido dominante, el republicano, para aprobar piezas legislativas de calado.

Europa acaba de asistir atónita a una inquietante ruptura de las negociaciones para formar gobierno en Alemania, país que tenía reputación por una clase política pragmática. Esto ocurre poco después del estallido de la gravísima crisis catalana, que puso la guinda a unas lógicas de confrontación identitaria que amarga mucho Occidente.

Dos factores se sobreponen: por un lado la fragmentación del panorama político con la erosión del apoyo a los partidos tradicionales; y por el otro la afirmación de actitudes confrontacionales que alimentan el culto a identidades únicas y excluyentes. Ambos parecen estar vinculados a la crisis económica, que quemó los partidos en el poder dando alas a una plétora de alternativas y a la vez inflamó instancias populistas (pueblo vs elite) y nacionalistas (los servicios para nosotros, no para ellos).

Nada como la proliferación de referendos simboliza esta crisis. Instrumento democrático indiscutible, supone sin embargo la rendición de la tarea de la política por la que los representantes de la ciudadanía buscan soluciones de compromiso por las que todos ganan un poco y todos pierden un poco. Los referéndums cristalizan vencedores y vencidos democráticos. No siempre es lo ideal, como bien se puede ver.

Protegerse ante agitadores sin escrúpulo es importante. Pueden hacer daño. Occidente lo sabe, porque su hoja curricular no es inmune de esa misma práctica, incluidos golpes de estado en países lejanos en el siglo pasado. Pero la cura más eficaz parece sanar esa llaga en la que puede hurgar el dedo enemigo y que, por si sola, supura, daña los mejores valores occidentales y las fuerzas de progreso e innovación que de ellos han brotado en los últimos siglos.

Fuente EL PAIS

Antonio Ledezma: "No me voy a sentir libre hasta que no hayan salido todos los presos políticos"

El alcalde de Caracas ofrece una rueda de prensa tras su llegada a Madrid el pasado sábado

Como voz de los venezolanos en el exilio, denuncia el diálogo y los abusos cometidos por el Gobierno de Nicolás Maduro

Antonio Ledezma, un luchador incansable contra el chavismo

Poco más de 48 horas después de su llegada a Madrid, el alcalde de Caracas Antonio Ledezma ejecuta lo que prometió tras bajar del avión que le traía de Bogotá: ser la voz de los venezolanos en el exilio. Tras 1.000 días de arresto en los que no cesó de hacer oposición, ahora el disidente venezolano habla en libertad desde España.

Así lo ha hecho hoy en rueda de prensa, donde ha dicho: "No me voy a sentir libre hasta que no hayan salido todos los presos políticos", ha declarado Ledezma hoy en Madrid. Al acto también han acudido el líder de Ciudadanos Albert Rivera, el ex presidente Colombiano Andrés Pastrana, la eurodiputada Beatriz Becerra y el presidente editor de El Nacional Miguel H. Otero.

Ledezma también ha relatado su huida de película en la que ha confirmado que militares descontentos con el Gobierno le ayudaron. Cerca de la frontera una mujer le reconoció y le llamó por su nombre, lo que no le impidió entrar en Colombia. Él portaba un carné colombiano con una foto de alguien parecido a él y el último guardia le dijo: "No hace falta, usted es un hombre libre, está en territorio colombiano".

Ha vuelto a agradecer el apoyo del Gobierno de España, ya que Mariano Rajoy fue el primer presidente en ejercicio "que se manifestó en defensa de la lucha en Venezuela". El alcalde de Caracas volvió a arremeter contra el diálogo: "Lo que me preocupa es que se corrompa la palabra diálogo"

Al término de la intervención del alcalde de Caracas, el líder de Ciudadanos ha pedido "unidad" a la oposición y se ha mostrado más cercano a la postura de Felipe González respecto a Venezuela que a la de José Luis Rodríguez Zapatero, aunque no ha entrado en valoraciones sobre su papel en el diálogo.

Su cuenta de Twitter tampoco para de transmitir mensajes celebrando la acogida en España, criticando el diálogo y alertando de la situación de otros presos políticos que todavía se encuentran en suelo venezolano.

"El diálogo hay que replantearlo. Como se ha hecho hasta ahora ha sido un error.Es necesario tener autocrítica. Me angustia que el diálogo se corrompa, debe ser sincero y con resultados. Tenemos que rescatar la moral de una ciudadanía que ha sido pisada por una narcotiranía", ha dicho esta mañana en su cuenta de Twitter, antes de la comparecencia ante los medios.

 

 

El diálogo hay que replantearlo. Como se ha hecho hasta ahora ha sido un error. Es necesario tener autocrítica. 
Me angustia que el diálogo se corrompa, debe ser sincero y con resultados.
Tenemos que rescatar la moral de una ciudadanía que ha sido pisada por una narcotirania.

 

 

"Este régimen es traidor al pueblo y no le interesan sus padecimientos ni necesidades. Me pregunto si allanarán también la casa a José Vicente Rangel después de haber admitido la terrible crisis económica que sufre el país. Venezuela no merece la miseria a la que está sometida", ha continuando diciendo en su cuenta de dicha red social, en la que hasta ayer aparecían mensajes publicados por su mujer, Mitzy Capriles, quien ha sido la 'portavoz' de Ledezma desde que fuera encarcelado hace dos años y medio.

 

 

Este régimen es traidor al pueblo y no le interesan sus padecimientos ni necesidades.
Me pregunto si allanaran también la casa a José Vicente Rangel después de haber admitido la terrible crisis económica que sufre el país.
Venezuela no merece la miseria a la que está sometida.

 

 

Así arranca una intense gira mundial en la que Ledezma hará oposición desde el exilio. "Hoy cuando llego a España me siento libre", declaraba el sábado Ledezma tras aterrizar en el aeropuerto de la capital española y reencontrarse su familia, que esperaba con emoción su llegada, junto al ex presidente colombiano Andrés Pastrana, el ex embajador venezolano Fernando Gerbasi y la eurodiputada Beatriz Becerra, además de una multitud de simpatizantes que no dudaron en cantar el himno venezolano y gritar "Viva Venezuela".

Después se reuniría durante hora y media con el presidente del Gobierno español en el Palacio de la Moncloa. Mariano Rajoy transmitió al alcalde de Caracas su apoyo y le trasladó su compromiso con una solución democrática para Venezuela. Por su parte, Ledezma insistió al mandatario que desde nuestro país será "la voz de todos los presos políticos, perseguidos y exiliados venezolanos que sufren las injusticias del régimen".

Ledezma protagonizó el viernes una huida a lo "James Bond". El opositor venezolano se escapó desde su propio hogar y se dirigió hacia Colombia por el Puente Internacional Simón Bolívar. Después tomó un vuelo en la capital colombiana y el sábado llegó a España a las 7 de la mañana.

Su testigo dentro de las fronteras venezolanas pasa ahora a la ex diputada María Corina Machado, su aliada y con la que ha formado esta semana su propio grupo parlamentario en la Asamblea Nacional.

Ledezma no es el único alcalde que ha escapado del país desde que Maduro llegara al poder y, aunque no se conoce ninguna cifra exacta, cada vez son más las personalidades que huyen de Venezuela. David Smolansky, alcalde del municipio caraqueño de El Hatillo, o Ramón Muchacho, de Chacao, son algunos de los disidentes que engrosan la lista de los exiliados.

Fuente EM

Robert Mugabe desafía en un mensaje televisivo la presión para que renuncie a la presidencia de su país

El líder de Zimbabue, Robert Mugabe dio un mensaje televisivo en vivo el domingo en el que desafió la presión para que renuncie a la presidencia de su país.

Mugabe, de 93 años, dijo que presidiría el congreso del partido Zanu-Pf, en diciembre.

Sin embargo, horas antes, el Zanu-Pf lo había destituido como líder, y le dio menos de 24 horas para renunciar como presidente.

De no hacerlo, sería sometido a un juicio político.

El poder de Mugabe se ha debilitado desde que los militares tomaron el poder del país el miércoles, ante la polémica sobre quién debía sucederlo en la presidencia, y lo pusieron bajo arresto domiciliario.

Esta crisis se desató después de que Mugabe despidiera a su vicepresidente, Emmerson Mnangagwa, a inicios de noviembre.

La decisión enfureció al ejército, que tomó el despido como un intento de poner a su esposa, Grace Mugabe, en posición de sucederlo.

El domingo, Mnangagwa fue nombrado nuevo líder de Zanu-Pf y candidato de este partido para las elecciones generales de 2018.

Robert MugabeDerechos de autor de la imagenAFP
Image captionGrace Mugabe fue expulsada del partido gobernante, Zanu-Pf.

En la misma reunión, la esposa de Mugabe, Grace, de 52 años, fue expulsada del partido junto con otros altos funcionarios.

Sin embargo, al salir en televisión horas después, el todavía presidente Mugabe dio un mensaje distinto.

"El congreso del partido (Zanu-Pf) se realizará dentro de unas semanas y yo presidiré sus procesos", dijo el mandatario, que lleva 37 años en el poder.

También reconoció las críticas en su contra por parte del Zanu-Pf, el ejército y el público, pero no mencionó la posibilidad de renunciar.

No queda claro cómo Mugabe podría presidir el congreso de Zanu-Pf en diciembre, si acaba de ser destituido como líder.

Los cargos de los partidos se deciden oficialmente en sus congresos, por lo que Emmerson Mnangagwa podría tomar el control oficial del país en la reunión de Zanu-Pf.

Línea

"La confusión reina en Zimbabue"

Análisis de Andrew Harding, corresponsal de la BBC en África del Sur

En su discurso de 20 minutos, Robert Mugabe no mencionó los pedidos ensordecedores de los habitantes de Zimbabue y de su propio partido para que renuncie a la presidencia.

En cambio, dijo que los militares no habían hecho nada malo al tomar el poder y ponerlo bajo arresto domiciliario.

Leyendo notas y con frecuencia confundiéndose, insinuó que seguiría siendo el líder de Zimbabue al menos hasta el congreso de Zanu-Pf en diciembre, pese a que el partido lo había destituido horas antes.

Reconoció las fallas del gobierno y el partido, pero no mencionó a su esposa, Grace, que fue expulsada de este último.

No queda claro qué pasará con el estancamiento político que vive este país.

Zanu-Pf ha prometido someter a Mugabe a un juicio político si no renuncia al mediodía (10:00 GMT) del lunes.

Claramente, Mugabe está tratando de ganar tiempo. Pero los líderes militares de Zimbabue no apoyan al partido de gobierno purgado recientemente.

La frustración pública está creciendo y un enfrentamiento peligrosamente impredecible se está prolongando.

Fuente BBC

Angela Merkel fracasa en su intento de formar una coalición de gobierno y enfrenta su peor crisis política en 12 años

La canciller federal de Alemania, Angela Merkel, se enfrenta a su mayor desafío político en los 12 años que lleva en el poder: después de cuatro semanas de conversaciones, fracasó en su intento de formar una coalición de gobierno para iniciar un nuevo mandato.

Este lunes el partido Partido Democrático Libre (FDP, por sus siglas en alemán) decidió abandonar el diálogo que sostenía con la alianza de Merkel (Unión Democrática Cristiana/Unión Social Cristiana de Baviera) y los Verdes para confirmar un nuevo gobierno.

El líder del FDP, Christian Lindner, dijo que no había una "base de confianza" entre ellos.

¿Qué pasara a partir de allí?

El panorama no es claro. Merkel se reunirá esta semana con el presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, quien tiene el poder de convocar elecciones anticipadas.

FDP líder Christian Lindner.Derechos de autor de la imagenEPA
Image captionChristian Lindner, el líder del FDP, dijo que no había "una base de confianza" entre los partidos que buscaban la coalición de gobierno.

La otra opción es formar un gobierno de minoría con los Verdes, lo que podría dificultar la aprobación de algunas medidas.

A pesar de que en septiembre la coalición de Merkel obtuvo la mayoría de los escaños en el Parlamento alemán, estos no fueron suficientes para que la canciller consolidara su mandato, por lo que se vio en la necesidad de dialogar con otras fuerzas políticas.

"Es un día de profunda reflexión en la manera en que deseamos seguir hacia adelante en Alemania", dijo Merkel al conocer la decisión del FDP.

"Como canciller, haré todo lo que esté a mi alcance para asegurar el buen manejo del país en las semanas que vienen", añadió.

 

Resultados de las elecciones en Alemania

 
  • 33% CDU/CSU (coalición de Angela Merkel)

  • 20,5% SPD (Partido Socialdemócrata)

  • 12,6% AfD (Alternativa para Alemania)

  • 10,7% FDP (Partido Liberal)

  • 9,2% Izquierda

  • 8,9 Verdes

Chile: Piñera saca menos votos de lo esperado y hay ballotage con Guillier

Las presidenciales de Chile volvieron a marcar la creciente dificultad de las encuestadoras para anticipar los cambios políticos: El favorito Sebastián Piñera sacó un 36% de los votos muy lejos del 42% que le auguraban las encuestas previas, con una proyección que en algunos casos lo ubicaban en el 49%, rozando la posibilidad de evitar el ballotage.

 

 

 

La información en esta página no podrá ser usada para envíos de email no solicitados y no podrán ser vendidos a un terceros.

 

Piñera deberá entonces ir a una segunda vuelta el próximo 17 de diciembre, con el candidato de la oficialista Nueva Mayoría, Alejandro Guillier, que con el 22% de los votos hizo una muy mala elección, pero le alcanzó para entrar en el ballotage.

 

Sin embargo, la estrella de la noche no fue ninguno de estos dos políticos, sino la periodista Beatriz Sánchez del izquierdista Frente Amplio que sorprendía con un 20%, introduciendo en el sistema político de Chile una transformación profunda, que parece empezar a abandonar los dos bloques históricos que se dividían el poder. 

 

Piñera sacó incluso 8 puntos menos que en la primera vuelta del 2009 cuando sacó el 44% y terminó ganando el ballotage y convirtiéndose en presidente.

 

En tercer lugar también sorprendía el pinochetista José Antonio Kast que superaba el 8%, generándole por derecha un daño severo a Piñera. Luego venía con 5,9% la demócrata cristiana Carolina Goic con 5,9% que condenaba así a su fuerza a una derrota histórica y luego se ubicaba Marco Enríquez-Ominami con un 5,4% salvado apenas la ropa, luego de haber liderado al inicio de la campaña la pelea.

 

La jugada entonces de la Democracia Cristina de romper su histórica alianza con la Concertación -ahora se llama Nueva Mayoría- para ir sola a la primera vuelta y negociar con más fuerza ante el ballotage, no pudo salirle peor a Goic. Ahora, para el oficialista Guillier es central alcanzar un acuerdo con  Beatríz "Bea" Sánchez que sacó casi cuatro veces los votos de su aliada tradicional.

 

Piñera tampoco la tiene fácil porque aunque lograra sumar a los votos derechistas de Kast quedaría lejos del 50% necesario para imponerse en segunda vuelta, lo que lo obliga a una compleja articulación política para contener a esa derecha dura sin perer los votos de centro.

 

Su hijo, Cristóbal López fue el primero de la familia de Piñera en acercarse al comando montando en el hotel Crowne Plaza en el centro de la ciudad y reconoció que ahora buscarán: "sumar votos desde Kast hasta el centro".

 

Luego en su discurso, Piñera "agradeció" a Kast y anunció que su eventual gobierno "defenderá los valores de la familia y el humanismo cristiano", otra señal al candidato derechista que se opone a la legalización del aborto. También recordó la saga de los mineros, uno de los puntos más altos de su anterior presidencia.

 

Pero acaso el tramo mas inquietante de su discurso fue cuando dijo que "una derrota electoral tampoco es el final, lo importante no es siempre ganar si no no darse nunca por vencido".

 

El resultado conmocionó a la política chilena porque la última encuesta del oficial CEP de hace un mes -en Chile las encuestas están restringidas- le otorgaba a Piñera un 42% y a Beatriz Sánchez apenas un 9%, que terminó más que duplicando ese resultado y peleando el ingreso al ballotage.

 

Durante toda la jornada se mencionaba por lo bajo de la sorprendente elección de Bea Sánchez, algo que se podía intuir por la enorme recepción que tenía en la calle, como presenció LPO durante su votación en la comuna de Ñuñoa.

 

 Beatriz Sánchez habla con la prensa luego de votar en Ñuñoa.

El Frente Amplio -una suerte de Podemos chileno- se consolida así como el nuevo fenómeno de la política chilena y se erige en un actor central en la discusión que se abre en la centroizquierda de cara al ballotage.

 

Guillier tampoco la tiene fácil. Su mala elección habla de un agotamiento de la Nueva Mayoría y la fuerza de Beatriz Sánchez se divide entre los que quieren acordar con el actual oficialismo para ser gobierno y los que mantienen una postura más principista de rechazo global a los actores centrales del "sistema" que viene gobernando Chile desde la caída de Pinochet y que tuvo en la Concertación a su actor central.

 

Pero el resultado aún malo lo terminó dejando en una posición favorable para capitalizar el rechazo de todos aquellos que no quieren un regreso de la derecha al poder. Fue el caso del ex presidente Ricardo Lagos, que con una dosis de oportunismo interesante, este domingo publicó un video en sus redes anticipando su apoyo a Guillier para la segunda vuelta, un respaldo que le escamoteó durante toda la campaña.

 

Contenida pero con algo de revancha en el rostro, la presidente Michelle Bachelet, celebró que la mayoría de los chilenos hayan decidido continuar con el cambio y pidió reforzar esa tendencia para el ballotage. Es que su gobierno lanzó una serie de reformas de segunda generación que giraron a la Concertación algunos módicos grados a la izquierda, en el entendimiento que las pasadas y masivas protestas de estudiantes y futuros jubilados, estaban revelando cambios profundos en la sociedad chilena. Una lectura que el ascenso del Frente Amplio, vino a confirmar.

fuente PLO

Suscribirse a este canal RSS
×

Sign up to keep in touch!

Be the first to hear about special offers and exclusive deals from TechNews and our partners.

Check out our Privacy Policy & Terms of use
You can unsubscribe from email list at any time