¿Por qué hay manteca uruguaya y queso francés en el país de las vacas? Destacado

¿Por qué hay manteca uruguaya y queso francés en el país de las vacas?

Productores lácteos denuncian importación indiscriminada y falta de pólíticas para el sector. "Hace meses que se trae manteca y quesos de afuera".

Los productores lecheros viven la peor crisis de los últimos años y advierten que la situación empeorará en los próximos meses debido, entre otros factores, a la importación indiscriminada, la falta de políticas para el sector y la caída del consumo.

Este panorama se ve reflejado en las góndolas de los supermercados, donde cada vez hay más productos lácteos importados. De hecho, las mantecas provienen de Uruguay y los quesos de Francia. 

 
"Hace meses que se importa manteca y quesos. Los industriales compran productos importados para abaratar los costos y así tener precios más baratos en la góndola, pero eso es una verdadera mentira porque en la realidad no pasa", explicó Marcelo Aimaro, presidente de la Mesa de Productores Lecheros de Santa Fe.

La manteca uruguaya llega a Argentina congelada en cajas de 20 kilos, y luego las empresas la reprocesan y mezclan con crema local para abaratar los costos. Sin embargo, en supermercados de primera línea hay manteca terminada marca Conaprole, cuya importación fue directa.

Lo cierto es que este producto uruguayo no es el más económico en las góndolas. En el supermercado COTO, la manteca uruguaya Conaprole cuesta $36 los 200 gramos, por encima de otras marcas locales, como Tonadita, a $ 33,30.

Aimaro reconoció que la producción del sector disminuyó debido a, entre otros factores, las inundaciones, pero aclaró que "alcanza para abastecer el mercado interno porque ha caído mucho el consumo".

Lo cierto es que como no se pueden abaratar los costos (combustibles, impuestos, servicios y laborales), comprar manteca uruguaya o quesos en Francia es mucho más rentable. De hecho, hubo un aumento exponencial del ingreso de manteca: en el primer semestre de este año el país compró al exterior 392.488 kilos de ese producto, un 537 por ciento más que los 73.070 kilos del año pasado.

El factor climático y el cierre de tambos por la pérdida de rentabilidad también ayudaron a que las industrias decidieran importar productos de otros países.

"No hay una política lechera y las inundaciones que afectaron a Santa Fe y Córdoba hicieron que la producción cayera de 8 millones de litros a no más de 5 millones", ejemplificó Aimaro.

Lo mismo ocurre con otros productos derivados. La importación del queso azul pasó en dos años (de 2015 a 2017) de 70 kilos a 9.607 y el tipo crema de 23.794 kilos a 209.205.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba
×

Sign up to keep in touch!

Be the first to hear about special offers and exclusive deals from TechNews and our partners.

Check out our Privacy Policy & Terms of use
You can unsubscribe from email list at any time