La crisis económica y social que reflejan los números del INDEC Destacado

La crisis económica y social que reflejan los números del INDEC

Los informes estadísticos que difundió el Indec este jueves muestran el origen y profundidad de la crisis. En junio, el turismo de argentinos en el exterior cayó 2,6% respecto del mismo mes de 2017 pero todavía se mantiene 11% arriba si se considera el primer semestre de este año respecto del pasado. En el acumulado del año, también cayó 2,6% la venta de maquinaria agrícola. Pero no fue todo parejo: se vendieron casi 30% más de tractores extranjeros.

 

En el primer trimestre del año se mantuvo un dólar barato, alimentado por la emisión de deuda de Nación y provincias y por la desastrosa gestión del Banco Central que permitió que el mercado aprecie la moneda nacional para comprarle baratas las reservas del país. Esa situación se mantuvo hasta que a fines de abril se inició la corrida cambiaria que devaluó casi 50% el peso disparando la inflación a una estimación de 35% para el año. En las estadísticas del Indec se observa ese efecto. Fue mayor la importación y la salida de argentinos durante el primer trimestre y en el segundo cayeron fuertes las compras y el turismo al exterior.

 

Pero según muestran las estadísticas, todavía se está lejos de un punto de equilibrio de mercado que compense la entrada y salida de dólares del país, ya sea por la balanza comercial de bienes como la de servicios y la cuenta capital que mide el ingreso y egreso de dólares financieros y por inversión real.

 

Dejar que el mercado encuentre ese equilibrio sin la administración del Estado es el fin último del acuerdo que firmó la administración de Mauricio Macri con el Fondo Monetario Internacional. Que el mercado determine el valor del dólar; que el mercado determine los precios relativos de la economía; que el mercado determine el nivel de empleo (y desempleo) que le ponga techo a los salarios. Todo con el Estado parado a un costado y sólo limitado a bajar su incidencia en la economía y realizar un ajuste del gasto público que garantice la disponibilidad de fondos para pagar los servicios de la deuda.

 

El mercado ya le bajó el pulgar una y otra vez a la gestión de Macri. Primero cuando tenía en el mejor equipo de los últimos 50 años a funcionarios como Federico Sturzenegger (responsable de la mayor estafa al país, con la liquidación de u$s11.000 millones de la reserva y la emisión de deuda por $1,2 billón que benefició exclusivamente a la especulación financiera). Pero también después del acuerdo, con la nueva formación, que enfrenta un nuevo capítulo de la corrida cambiaria.

 

La crisis política que se observa desde el exterior a partir de la investigación judicial derivadas de las fotocopias de los cuadernos de Oscar Centeno sumó mayor tensión a la crisis

 

Dejar que el equilibrio se logre a través del ajuste genera nuevas tensiones, como las que disparó el dólar y el riesgo país esta semana, y hace inalcanzable la estabilidad. Porque con un Gobierno que no juega, el mercado siente libertad para maximizar las ganancias.

 

Es probable que los números del tercer trimestre muestren por primera vez que el saldo del turismo es favorable al país, que salieron menos argentinos y que llegaron más extranjeros. Y que la activación del turismo movilice la economía. Sólo que cada puesto que generen para atender a los visitantes será a costa de la destrucción de puestos de trabajo en la industria. Destrucción de trabajo de calidad por empleo en los servicios de baja calidad. No habrá forma, ni con diez buenas cosechas, de generar por ese camino los dólares que necesita el país para cumplir con sus compromisos externos y generar desarrollo.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

volver arriba
×

Sign up to keep in touch!

Be the first to hear about special offers and exclusive deals from TechNews and our partners.

Check out our Privacy Policy & Terms of use
You can unsubscribe from email list at any time