ECONOMÍA

Macri avalará un nuevo aumento en las prepagas, esta vez del 8,5%

Se trata del quinto aumento en el año y sumaría un total 41% en el año. Las empresas de medicina prepaga reclamaban una suba del 20%.

El Gobierno nacional está evaluando autorizar un nuevo aumento, esta vez del 8,5%, en las cuotas de las medicina prepaga, que se aplicaría a partir de diciembre próximo, lo que elevaría el incremento anual en ese rubro al 41%.

 

El último ajuste que autorizó el Ejecutivo es el que rige desde el 1° de octubre último, oportunidad en que la Superintendencia de Seguros de Salud dio vía libre a una suba del 8% en las cuotas de los distintos planes, según la resolución 1780/2018 del Ministerio de Salud, publicada a fines de agosto en el Boletín Oficial.

 

El de octubre fue el cuarto aumento en las prepagas en el año. Previamente habían subido un 4% en febrero, un 7,5 en junio, otro 7,5 en agosto. Tras el 8% de octubre en diciembre subiría otro 8,5% tal como aseguró el director comercial de Galeno, Juan Funes ámbito.com.

 

Así el aumento global para 2018 llegaría casi al 41%.

 

Sin embargo para las prepagas se trata de un aumento insuficiente ya que solicitaron un suba del 20% para diciembre fundamentado en el aumento de la estructura de costos, como consecuencia de la megadevaluación del peso. El aumento del dólar impacta sobre el costo de los medicamentos y de los insumos médicos traídos del exterior, argumentan las empresas.

 

Funes aseguró a ámbito.com que las empresas del sector ya realizaron el pedido al gobierno y señaló que "teóricamente a partir de diciembre hay un nuevo aumento del 8,5%".

 

Fuentes de la Secretaría de Comercio señalaron que aún no entró a ese organismo el pedido formal, pero no descartaron que la Superintendencia de Salud esté evaluando el pedido empresario, para después enviar la solicitud formal a esa dependencia, para cumplir con el requisito legal de su autorización.

 

¿Lo peor en Octubre? La inflación podría elevar aún más las tasas de interés

No hay buenas señales para la economía real. En cambio, los cultores del ciclismo financiero podrían tener algunas semanas más de prometedor recorrido.

 

El Banco Central mantendrá su tasa de interés de referencia en niveles altos al menos hasta que la inflación comience a descender. Es más: hay quienes piensan que, en el corto plazo, esa tasa podría ser ajustada hacia arriba.

 

Si había dudas, en las últimas horas varios referentes del Gobierno salieron a dar garantías de continuidad en la política monetaria. El ministro Dujovne, por ejemplo, sostuvo que se "va a seguir con una política muy firme de control de los agregados monetarios", esto es, un ancla en la base monetaria con la finalidad de llegar a tener una inflación "sustantivamente más baja".

 

En este sentido, Dujovne buscó quitarle importancia al impacto de las altas tasas (72% para las Leliqs) al sostener que "hay que mirarlas en términos reales porque "cuando se mira la inflación de septiembre, con el dato anualizado, lo que da son tasas apenas positivas en términos reales". "En la medida en que la inflación baje, va a ir bajando la tasa de interés", prometió.

 

Desde el equipo de Dujovne señalan que si bien las tasas son altas en términos nominales, si se anualiza la inflación de septiembre, esa alícuota supera el 80%, obviamente niveles insostenibles en el tiempo. Impacta hacer el mismo ejercicio pero utilizando la inflación mayorista: da 192% anual. La clave entonces está en hacer el razonamiento inverso: si la inflación no cede, entonces los niveles de tasas seguirán altos. En esta línea, las expectativas de inflación para el mes de octubre sostienen la hipótesis de tasas altas por varias semanas más.

 

En las últimas horas varios referentes del Gobierno salieron a dar garantías de continuidad en la política monetaria.

 

 

Pero además existe otro argumento que alimenta las expectativas de una tasa que será sostenida en estos niveles: para los inversores, el tipo de cambio acercándose a la banda inferior, deriva en un mayor riesgo cambiario y, en consecuencia, mayor exigencia de tasa en pesos argentinos. Dicho de otro modo: la apreciación del tipo de cambio desde la implementación del nuevo programa monetario impone una presión alcista sobre las tasas de interés. Incluso cuando las bandas cambiarias no significan un compromiso con la paridad por parte del BCRA, el riesgo cambiario es mayor cuanto mayor la cercanía al límite inferior de la zona de no intervención, por un superior recorrido probable al alza.

 

Así piensan por ejemplo en la consultora Delphos y lo argumentan en los últimos resultados de las licitaciones. Si bien se renovaron $ 106.000 millones de Lebacs en manos de privados a una tasa nominal anual del 57% (unos 1200 puntos básicos por encima de la licitación previa), de los $ 102.000 millones restantes de privados que se volcaron a la calle, más de la mitad se absorbieron vía Lecaps (que en la última licitación subieron su tasa 1200 puntos básicos) pero el resto se habría trasladado a depósitos a plazo fijo.

 

La apreciación del tipo de cambio desde la implementación del nuevo programa monetario impone una presión alcista sobre las tasas de interés.

 

 

Según Delphos, al 12 de octubre los depósitos a plazo (no ajustables por CER/UVAs) crecieron un 3,6% respecto del cierre de septiembre, mostrando asimismo una aceleración progresiva en su ritmo de aumento.

 

Desde la firma MT, Agustín Bahl sostuvo que “la ortodoxia monetaria le permite al Gobierno bajar la ansiedad y recuperar la confianza” si bien los niveles de tasas son elevados para la economía real, “el nivel de equilibrio del costo del dinero recién podrá definirse cuando se frene la volatilidad”.

 

En esta línea opinó también a ámbito.com, el economista jefe de Santander Río Argentina, Sergio Galván: "hoy el tipo de cambio parecería estar controlado. Esto es un menú de tres pasos. Primero había que estabilizar el mercado. Eso tuvo un alto costo por las tasas de interés, pero se pudo estabilizar. El paso número dos tiene que ver con pensar a qué ritmo bajamos la tasa de interés testeando al mercado. Y el tercer paso es dar cuenta en qué momento el ciclo en qué momento el ciclo empieza a mostrar recuperación", analizó.

 

Si bien el salto del dólar durante agosto (+35,6%) y septiembre (+10,2%) generó aumentos de precios, existen dos factores que encienden luces de alerta y que también pondrían un piso más alto para la tasa.

 

Por un lado, la inflación mayorista de 16% para septiembre y la diferencia con la inflación minorista, significa que aún no se traslada el impacto total de la devaluación a las góndolas. Por otro, la inflación de septiembre de 6,5% podría dejar un efecto arrastre para el mes de octubre que se calcula en un 5%, pero como adicionalmente, se han aplicado en los últimos días aumentos acordados en tarifas y en combustibles, esto que podría impulsar aún más los precios.

Rattazzi: "El dólar todavía no está equilibrado"

En el marco del 54° Coloquio de IDEA, ámbito.com dialogó con el titular de Fiat en Argentina, Cristiano Rattazzi, sobre nivel de tasas, el valor del dólar, el acuerdo con el FMI y el presente del sector automotriz.

 

Periodista: La encuesta de IDEA habla de un mal 2018 y una mejora para el año próximo, ¿cuál es su visión?

 

Cristiano Rattazzi: Ojalá se dé esa mejora el próximo semestre. Este año ya está jugado seguramente a lo malo. Para eso necesitamos que baje la tasa de interés y que el dólar encuentre el equilibrio de alguna manera más lógica que con estas tasas de interés.

 

P.: ¿No ve equilibrado todavía el tipo de cambio?

 

C.R.: Si tenés una tasa superior al 70% y querés tener un dólar a cierto nivel, entonces no está equilibrado. Es un equilibrio estático, pero dinámicamente tiene que estar equilibrado con una tasa de interés un poco más alta que la inflación, de 40% o 45%. 

 

P.: ¿Cuál es la situación en el sector automotriz?

 

C.R.: El mercado este año va a ser 800.000 unidades vendidas, que es una baja con relación a los 960.000 del año pasado. El 2018 empezó fuerte y después bajó fuerte, hoy con esta tasa el impacto fue fuerte. El año que viene puede ser de 700.000 autos, que no es un mercado tan malo, es un mercado interesante.

 

P.: ¿El nuevo acuerdo con el FMI la va a dar mayor estabilidad a la economía?

 

C.R.: Seguramente. El FMI es el mejor auditor que puede tener un país. Pero el esfuerzo tenemos que hacerlo nosotros. Y obviamente sin el FMI no llegábamos a hacerlo. Entonces bien venido sea que venga el FMI a auditar todo. Pero no es sólo el FMI, somos nosotros que tenemos que decidir y hacer para tener estabilidad, que para nosotros tiene un valor enorme hacer un país normal y serio.

 

P.: Durante el Coloquio se habló mucho del rol de los empresarios y de la causa de los "cuadernos", ¿qué piensa sobre ambas cuestiones?

 

C.R.: Tienen que pagar los que tienen que pagar. Punto. Nada más. Obviamente, hay cosas que no fueron correctas en la causa de los cuadernos. Pero no me meto en terreno de otros.

Derrumbe automotor: patentamientos caen 31% (planes de ahorro se desplomaron 50,9%)

Este final de año para el sector automotor va a ser recordado durante mucho tiempo. El derrumbe del mercado en el segundo semestre parece no encontrar piso. Los patentamientos de autos en lo que va de octubre están cayendo 31% mientras las ventas financiadas retroceden 40%. Pero el segmento que peor la pasa en este momento son las operaciones con planes de ahorro previo. En septiembre -todavía no hay datos del mes en curso- registran una baja de 50,9%. Es decir que en la actualidad se están concretando la mitad de suscripciones que 12 meses atrás. Esto se debe a que las ventas realizadas por este sistema son las más afectadas por la suba de precios ya que las cuotas se fijan en base a los precios de lista mientras que las operación de contado o financiadas de otras formas, tienen la ventaja de concretarse sobre los valores bonificados de los 0 km. En el mercado, los descuentos rondan el 20% respecto a los precios de listas, como una forma de atraer clientes.

 

 

La situación es muy delicada ya que las concesionarias están vendiendo la mayor parte de los autos por debajo del precio de reposición para poder liquidar el stock que es, en algunos casos, de cuatro meses. A esto se suma las altas tasas de interés que deben pagar por ese stock que superan el 70%. Es por eso que se están comenzando a cerrar algunos locales y reducir personal.

 

El tema de los planes de ahorro es clave ya que representan el 25% de las ventas totales pero, además, es el "colchón" que tienen las concesionarias porque, como tienen plazos de pagos de hasta 84 meses, le otorga un horizonte de ventas asegurado.

 

El mercado en general comenzó a derrumbarse a partir de mayo como consecuencia de la suba de precios por el salto del dólar. En lo que va del mes se patentaron unas 23.000 unidades y se estima que llegarán a 44.000 al 31 de octubre. Con este dato, difícilmente se lleguen a vender este año 800.000 vehículos, lo que significaría una caída de más del 10% contra el 2018. Hasta ayer, había registrado 710.000 0 km. Entre la semana próxima y el último bimestre se deberían patentar 90.000 para cruzar la barrera de 800.000. El problema es que con el mercado actual, para el 2019 el panorama es crítico. Proyectado el nivel actual, el 2019 tendría un volumen de operaciones de 600.000 aproximadamente o menos. Sin embargo, en el sector esperan que la segunda mitad del año próximo se sienta una recuperación.

El dólar sube 23 centavos a $ 37,52

Por la liquidez excedente tras la tercera etapa de desarme de Lebac y por la escasa oferta, el dólar sube 23 centavos este jueves a $ 37,52 en bancos y agencias de la cityporteña, según el promedio de ámbito.com y anota su segundo avence en fila.

 

En el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC), la divisa asciende 70 centavos $ 36,70, luego de tocar mínimos en $ 36 en el inicio de la rueda.

 

El blue cede 20 centavos a $ 37,50, según el relevamiento de este medio en cuevas del microcentro porteño. El "contado con liqui" subió el miércoles 11 centavos centavos a $ 36,31.

 

En tanto ayer, el Banco Central captó $ 76.212 millones a través de la licitación de Letras de Liquidez (Leliq) a una tasa de 72,66%, al tiempo que el Ministerio de Hacienda colocó Letras Capitalizables en Pesos (Lecap) por $ 75.000 millones para absorver la expansión de pesos que dejó un nuevo "supermartes" de Lebac. No obstante, el dólar registró su primera suba en casi dos semanas, al rebotar 19 centavos a $ 37,29. 

 

En el segmento mayorista, la divisa ascendió 18 centavos a $ 36,18, luego de tocar un valor tope intradiario de $ 36,50 al promediar la jornada. 

 

Faltando 15 minutos para el epílogo se conoció el resultado de la operatoria en la que el Central colocó $ 185.053 millones, unos $ 77.000 millones más del monto que vencía, a una tasa promedio del 72,66%, 0,463 puntos superior a la de la jornada previa, y con un máximo del 73,92% (idéntico al del martes).

 

• Dólar en el mundo

 

El índice dólar subía el jueves, cotizando cerca de máximos de una semana, ante el avance de los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense, luego de la publicación el miércoles de las minutas de la reunión de septiembre de la Reserva Federal. A las 1445 GMT, el índice dólar subía un 0,1% a 95,683. En las operaciones de la noche, el índice llegó a 95,775, máximo de una semana.

 

Las actas mostraron que los miembros de la Fed concuerdan en la necesidad de subir más sus tasas de interés, pese a la opinión del presidente Donald Trump, quien afirma que el ciclo de alza de los tipos ya ha ido demasiado lejos.

 

El rendimiento del bono a 10 años subió a 3,21% desde el 3,17% en el que cotizaba antes de las minutas, lo que apoyó la apreciación del dólar.

 

• Otros mercados

 

En el mercado de dinero entre bancos el "call money" se operó ayer a un promedio del 67%. En el mercado de futuros ROFEX, se negociaron u$s 1.471 millones, de los cuales más del 60% se pactó a octubre y noviembre a $ 36,90 y $ 38,50; con tasas del 51,88% y 53,19% TNA. 

 

Los plazos quedaron mixtos subiendo sólo octubre y noviembre, un promedio de diez centavos. Y a partir del mes de diciembre, con caídas de veinte centavos, hasta marzo de 2019.

 

Por último, las reservas del Banco Central cayeron u$s 184 millones hasta los u$s 48.267 millones.

Emboscada: aumentan presión en Bienes Personales

Los cambios que acordó el oficialismo con la oposición en el Congreso para avanzar con el presupuesto del 2019, pusieron al rojo vivo los nervios de contribuyentes y tributaristas (mucho más a los primeros). Se trata de la marcha atrás de la rebaja y eliminación del impuesto a los Bienes Personales que estaba contemplada en la Reforma Fiscal aprobada a fines del año pasado. Ahora no solo no se avanza en la paulatina eliminación del gravamen, sino que aumentará la presión; y en muchos casos habrá que pagar más, aún con un incremento del mínimo no imponible. Incluso se especula con que desde el próximo ejercicio fiscal, entre 300.000 y 400.000 personas deberían ingresar en el régimen. Todo lo contrario a lo que se había prometido durante la campaña electoral del 2015 y lo que se aseguró que se buscaba con la última reforma previsional. Según los cálculos del oficialismo, consensuados con la oposición en el Congreso, la recaudación en el impuesto subiría unos $30.000 millones el próximo año. 

 

Según fuentes oficiales, la decisión de abrir la negociación fue del jefe de Gabinete Marcos Peña, que dio la orden a los legisladores oficialistas que aceptaran los cambios a favor de una mayor presión tributaria a cambio del compromiso de varios gobernadores de acompañar el proyecto de Ley de Presupuesto 2019. Entre los más vehementes en el momento de reclamar mayor presión en Bienes Personales se encontraron el gobernador de San Luis Alberto Rodríguez Saá, el de La Pampa Carlos Verna y el de Chubut Mariano Arcioni. De todas maneras, ninguno de estos aseguró aún los votos. 

 

Como resultado de las modificaciones, la mayoría de los contribuyentes van a terminar pagando más, a pesar de que el mínimo pasará de uno a dos millones de pesos, a partir del 1° de enero del 2019. Eso es porque por el efecto de la devaluación alteró los precios, sobre todo en activos dolarizados. Por caso, el equivalente el dólares a enero de este año del minino de Bienes Personales, será casi igual en el mismo mes de año próximo si se mantiene la actual cotización, unos u$s54.000.

 

Según comentó el tributarista Iván Sasovsky "la gente va a terminar pagando más". El proyecto que tomó estado parlamentario plantea una marcha atrás con la reducción de la alícuota del 0,25% que presentaba el gravamen hasta el momento. 

 

Los cambios impulsados por la oposición hacen que el régimen de Bienes Personales vuelva al viejo sistema. La reforma fiscal aprobada en diciembre pasado y que prometía una baja en la presión tributaria general (incluyendo cambios drásticos en el tributo a la riqueza a favor del contribuyente), finalmente cayó en desgracia por imperio del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Ahora, por el contrario, se establecen tres nuevas categorías que inevitablemente harán que los contribuyentes paguen más y se sumen nuevas personas. 

 

El tributarista César Litvin planteó que el nuevo esquema que se analiza en el Congreso es "una emboscada" para aquellos que entraron al blanqueo de bienes, en tanto preveían pagar con una alícuota y ahora se la cambiaron. El especialista consideró que también se "afecta a la seguridad jurídica". Se cambiaron las reglas de juego en apenas unos meses. Aun así, las chances de que puedan prosperar demandas contra el Estado son bajas, porque se trata de una medida general que afecta a todos los contribuyentes. Litvin refiere a la promesa oficial concretada por el oficialismo, que ante el llamado de 2016 al exitoso blanqueo de capitales con que Mauricio Macri comenzó su gestión, se les aseguraba a los interesados que la idea general no era que paguen más impuestos que los comprometidos para ingresar al régimen. Ahora, además de la multa liquidada para poder anotarse en el blanqueo, habrá una presión impositiva mayor al haber decidido blanqueo de bienes, especialmente los radicados en el exterior que están inevitablemente imputados en divisas. 

 

El nuevo esquema de tributación de Bienes Personales fija tres escalas. Hasta los $2 millones no se abona, de $2 a $5 millones, se paga una alícuota del 0,25%, de $5 a $20 millones, se tributa un fijo de $7.500 más el 0,50%, y de $20 millones en adelante, un fijo de $82.500 más una alícuota del 0,75. 

 

Litvin explicó que para los que están en la escala más baja, el resultado es que pueden beneficiarse con una rebaja de hasta un 24% del impuesto, pero ya a partir de la segunda se abona un 24% más. Los que declaren bienes del orden de los $10 millones pagarán 45% más de lo que estaban abonando y los que declaren bienes por $25.000 millones soportarán un incremento del 100%. 

 

Litvin consideró que "la devaluación también afectó de tal manera que amplia la base imponible" cuando se trata de bienes cuyos precios están dolarizados. "Esto es como volver a cazar en el zoológico", agregó el experto en impuestos. 

 

También indicó que el cambio afectará a los propietarios de bienes inmuebles rurales. Esta clase de activos dejaron de estar alcanzados por el gravamen a la Renta Mínima Presunta, pero lo incluyeron ahora en Bienes Personales.

 

Por otro lado, los contribuyente estarán afectados por partida doble. En varias provincias, como en Buenos Aires, se efectuaron revaluos fiscales sobre los inmuebles. En la mayoría de los casos la valuación fiscal de una vivienda se multiplicó por ocho veces. Con ello se logró una mayor recaudación, para compensar así la reducción de las alícuotas de Ingresos Brutos que se habían comprometido los gobernadores con el Gobierno federal. Ahora, estos contribuyentes soportarán la mayor presión fiscal el Estado provincia, y la del Estado nacional. 

 

Lo cierto es que cuando se apliquen los cambios, el impuesto a los Bienes Personales tendrá un volumen recaudador muy superior al actual, incorporando más contribuyentes a la lista de personas físicas alcanzadas. Los cálculos básicos hablan que cualquier familia de clase media propietaria de un departamento de dos o tres ambientes y un vehículo junto con algunos ahorros, estaría ya alcanzada por el impuesto al estar por encima de la barrera 2 millones de pesos de bienes.

 

 

 

 

 

Suscribirse a este canal RSS
×

Sign up to keep in touch!

Be the first to hear about special offers and exclusive deals from TechNews and our partners.

Check out our Privacy Policy & Terms of use
You can unsubscribe from email list at any time